El indulto a presos en Semana Santa: ¿Costumbre anacrónica o acto de caridad?

El Consejo de ministros acaba de aprobar un seis indultos esta Semana Santa, una tradición que se remonta a hace décadas a petición de las cofradías religiosas.

ANTENA 3. (SOFÍA HENALES). FOTOGRAFÍA:PIXABAY, La Semana Santa es época de torrijas, procesiones, nazarenos, y también de indultos. El Consejo de ministros acaba de aprobar un total de seis, que fueron solicitados por diferentes Cofradías. Se trata de cuatro mujeres y dos hombres, internos en centros penitenciarios de Salamanca, Santander, León, Sevilla, Granada y Málaga. Todos ellos tenían penas inferiores a cuatro años y tenían el segundo o tercer grado. Eso sí, para su puesta en libertad, es necesario que la Fiscalía haga un informe favorable.

Pero, ¿es anacrónico conceder indultos por Semana Santa? Esta costumbre se remonta a unas cuantas décadas, cuando la sociedad se regía más por las tradiciones. José María Urdiales, abad de la cofradía del Santo Cristo del Perdón, cuenta a Espejo Público que desde su fundación en 1964, tienen la labor social de “dar una segunda oportunidad a una persona que ha cometido un error y que es reinsertable”. Esta fue de las congregaciones que pidió el indulto de una presa y a la que le fue otorgado.

El abad explica cómo es el procedimiento: “Nosotros solicitamos el indulto al centro penitenciario. Después, la junta de tratamiento estudia a otras personas que por su perfil merecen esa segunda oportunidad”. A esta cofradía no le interesan los delitos que haya cometido el infractor. “No miramos lo que ha pasado”, confiesa Urdiales. Además, una vez la persona está en la calle, le ayudan si lo necesita.

¿Qué pasa con la reincidencia?

La experiencia de esta congregación es positiva en cuanto a la reincidencia. “No tenemos conocimiento de que algún preso haya vuelto a delinquir”, dice el abad. Y es que “tenemos contacto con la mayoría de ellos”.

Lo que sí es imprescindible para beneficiarse del privilegio es que haya reparación del daño causado, que puede darse, por ejemplo, en un caso de alzamiento de bienes. Este fue el delito que cometió uno de los presidiarios absueltos este 2024.

Enlace
Ir arriba