Segunda batalla campal en la cárcel de Villena en una semana

Los participantes llegaron a acorralar a los funcionarios que acudieron a disolver la pelea armados con patas de mesa

DIARIO DE ALICANTE.- Desde la Asociación de trabajadores penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar” – TAMPM han informado que nuevamente el 11 de agosto a las 11 de la mañana, se ha producido otra pelea tumultuaria en uno de los módulos conflictivos de la prisión alicantina de Villena. Esta vez la riña tuvo lugar en el módulo 3 donde residen aproximadamente 100 internos de perfil conflictivo y que durante su vida han cumplido sucesivas condenas, se trata en su mayoría de internos reincidentes y de carácter violento.

El pasado 8 de agosto ya se vivió en esta cárcel una pelea en el módulo 2, entre bandas de internos de etnia gitana y magrebíes donde incluso se atrevieron los internos a acorralar a los funcionarios que acudieron a disolver la pelea, a quienes amenazaron con palos de las mesas. Como resultado de esa pelea entre bandas, la dirección del centro no permitió aplicar los medios coercitivos y tampoco se aplicó el aislamiento de los cabecillas porque según el Director, no se puede aplicar aislamiento provisional si no hay médico, algo que es según los miembros de la asociación es mentira y contraviene la instrucción de servicio 3/2018 donde se desprende de que en ausencia de médico, un enfermero puede supervisar la aplicación de medios de contención a internos violentos.

Por tanto, tan solo se optó por cambiar de departamento a tres de los cabecillas de la pelea, incluido el interno que la inició y que abrió la cabeza a otro mientras este cenaba en el comedor. El cambio se hizo del módulo 2 donde se originó la pelea al módulo 3, que es un departamento de similar conflictividad y donde muchos de los internos son familiares y conocidos, además que ambos patios están separados por escasos 40 metros y se oyen los gritos y mensajes perfectamente.

Desde la asociación desconocen si la riña de esta mañana a las 11 horas había sido motivada por la pelea de días antes, pero coincide que un interno Magrebí ha increpado a otro de etnia gitana por estar hablando en la sala con un funcionario y acto seguido le ha cortado la cara con una lata que ha necesitado 15 puntos de sutura a la altura de la oreja. Esta agresión entre internos ha provocado una pelea a la cual cada vez se sumaban más internos y donde los funcionarios a duras penas han conseguido resolver, ante amenazas de muerte, intentos de agresión con cuchillas de afeitar y algún que otro zarandeo.

Esta vez sí que se ha autorizado el aislamiento de tres de los cabecillas de la reyerta, tras denunciar desde esta asociación el incumplimiento reiterado por parte del Director, en la aplicación de aislamientos en celda para aquellos internos que han protagonizado graves altercados contra otros internos y contra los trabajadores o las instalaciones.

Una hora antes de esta pelea tumultuaria, un interno en primer grado (los más violentos y peligrosos) de origen Magrebí al ser entregado en el departamento de ingresos a la Guardia Civil para que procediera a su traslado a otra prisión, le ha propinado un cabezazo en el pecho al Jefe de Servicio que estaba presente al tiempo que le gritaba “perros hijos de puta, no podéis conmigo” “maricones de mierda, cuando pueda os rajo”. Y por último, cuando ya la Guardia Civil lo tenia esposado e iban a proceder a introducirlo en el furgón, ha vuelto a agredir al mismo Jefe de Servicio, escupiéndole en la cara. Y es que era imposible lograr que el interno llevase la mascarilla puesta.

En el comunicado desde Tu Abandono Me Puede Matar denuncian la situación: “Y ¿qué sucederá después de lo que sufrimos los funcionarios de prisiones cada día?, probablemente “nada”. Porque la integridad moral y física, así como la vida de un Funcionario de prisiones vale bien poco para este gobierno. Probablemente todo quedará en simples sanciones administrativas o tal vez ni eso, y es que un servidor público como lo es un Funcionario de Prisiones, que tiene que trabajar cada día con internos muy peligrosos, no tiene la condición de Agente de Autoridad en el desempeño de sus funciones, además de jugarse la vida en un lugar tan peligroso y penoso como lo es una prisión, por un sueldo de 1600 €.”

Documento PDF:
Ir arriba