Se buscan reclusos para cocinar en la cárcel Brians 1

El servicio de restauración de la prisión pasa a estar gestionado por el Centro de Iniciativas para la Reinserción

LA VANGUARDIA. GERARD GUERRERO. FOTOGRAFÍA: LIBERT TEIXIDÓ. Es habitual que los centros penitenciarios pongan a los reclusos a cargo de los fogones. En Catalunya, la única que todavía tenía su servicio de restauración en manos de una empresa privada era la cárcel de Brians 1. Pero la cosa ha cambiado. El departamento de Justicia de la Generalitat ha creado 16 nuevos puestos de trabajo, destinados a los presos, para que el Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE) asuma la gestión directa, tanto de la cocina como de las cafeterías para los profesionales.

 

Para algunos supone una apertura al mundo laboral. Para otros, un desafío personal que les ofrece la posibilidad de reinsertarse en la sociedad. Sea como sea, pueden enorgullecerse de trabajar como cocineros profesionales estando privados de su libertad. Es, de algún modo, el comienzo de una segunda oportunidad. Y, pese a que en algunas ocasiones poner la gestión de la comida en manos de los presos ha levantado polémica, por ahora sigue siendo un modelo que aplican muchas administraciones.

Brians 1

La Generalitat ha creado 16 plazas nuevas para ocupar distintos cargos en la cocina

En Catalunya, el centro penitenciario Brians 1 era el único que tenía el servicio de cocina en manos de una organización privada y, dentro de poco, dejará de ser así. Ayer mismo, el ejecutivo catalán aprobó ampliar la plantilla con la creación de 16 nuevos puestos de trabajo para ocupar estas funciones.

 

Las nuevas plazas se repartirán en distintos ámbitos. En concreto, un jefe de cocina, diez cocineros, un técnico de producción, tres oficiales de producción y un administrativo. Para asignar qué reclusos ostentarán los cargos, el CIRE convocará un proceso selectivo de personal en las próximas semanas.

En algunas cárceles, el trabajo de cocinero se combina con una formación que permite que los presos obtengan una titulación oficial que constate su desempeño. De esta forma, no solo cumplen con una función, sino que tienen la posibilidad de alcanzar un nivel profesional en esta área. Algunos sociólogos destacan que la formación les hace sentir motivados, además del beneficio que proporciona el hecho de trabajar en equipo.  Quizás esta propuesta sirva de inspiración para los centros catalanes que todavía no la aplican.

 

El CIRE es la empresa pública de la consejería de Justicia que se encarga de facilitar la reinserción sociolaboral de los internos en centros penitenciarios y educativos de la comunidad autónoma. A instancias del Parlament de Catalunya, la organización comenzó a gestionar el servicio de alimentación de las prisiones el año 2012.

 

Según comunicó ayer el Govern, la previsión es que el cambio en la gestión de la cocina de Brians 1 se produzca una vez hayan finalizado las obras de construcción de la nueva cocina del centro en las próximas semana

Enlace
Ir arriba