Presos y guardias civiles limpian la cárcel de Albocàsser desde hace 10 meses

Hace casi un año que la empresa de limpieza dejó de pagar sueldos y se rescindió en enero el contrato. Son reos de confianza los que hacen las tareas y los propios agentes pagan de su bolsillo los productos

EL MUNDO, JANDRO ROURES. FOTOGRAFÍA. C.A.D.  La limpieza de la cárcel de Albocàsser está, desde hace casi un año, en manos de los propios reos que cumplen condena y de los guardias civiles allí destinados. Desde que en julio de 2021 comenzaron los impagos de salarios al personal de la empresa adjudicataria de la limpieza del centro penitenciario Castellón II son los propios funcionarios de prisiones los que controlan que reos de confianza hagan las tareas de limpieza. En el caso de las dependencias propias de la Guardia Civil son los agentes los que limpian asumiendo incluso el coste de los productos de limpieza.

El impago de los salarios al personal provocó que en el mes de julio los empleados de la adjudicataria Netalia decidiesen iniciar una huelga que acabó finalmente con la rescisión del contrato con la empresa después de un tedioso y largo proceso administrativo, según recoge una respuesta del Portal de Transparencia a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), que ha denunciado la situación. Desde entonces la cárcel sigue sin una empresa adjudicataria que asuma los trabajos que se efectuaban dejando a guardias civiles y funcionarios, así como al resto del personal, sin limpieza. Unos trabajos que se han tenido que activar por distintas vías alternativas.

Desde AUGC se ha denunciado en numerosas ocasiones está incidencia ante la Comandancia de Castellón y el Portal de Transparencia del Gobierno central solicitando que se dé solución a esta problemática. «La dirección del centro penitenciario solo suministra lejía y bolsas de basura, así como papel higiénico, teniendo que sufragar los gastos de productos de limpieza como fregonas, escobas, ambientadores, guantes o productos desinfectantes», advierte AUGC.

LOS PROBLEMAS COMENZARON EN JULIO CUANDO LOS TRABAJADORES INICIARON UNA HUELGA POR IMPAGOS DE SALARIOS

En el documento cifran en unos 50 euros al mes aproximadamente el dinero que los agentes destinan a estas compras. Unas labores de limpieza que los guardias civiles efectúan en horario nocturno para no afectar a los servicios de mañana y tarde pero que, además de poder provocar daños en la uniformidad del personal, les impide realizar sus labores profesionales. Además, alertan de que no están formados en el uso de productos tóxicos. En total son 48 los agentes de la Guardia Civil, entre oficiales, suboficiales, cabos y guardias civiles, destinados en el centro penitenciario.

La falta de servicio de limpieza provoca que, en ocasiones, las bolsas de basura se amontonen en el exterior de las dependencias de la cárcel o que las mascarillas y guantes sean depositados en cajas de cartón y no en recipientes cerrados herméticamente como establece la normativa. Es por ello que la denuncia de AUGC también se ha trasladado a Inspección de Trabajo y al Defensor del Pueblo.

Al igual que son los guardias civiles los que asumen la limpieza de sus dependencias, el resto de las instalaciones de la prisión, aquellas que están controladas por los funcionarios de prisiones, son adecentadas por los propios presidiarios. Fuentes de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) reconocen que se está limpiando la cárcel por medio de los propios presidiarios. Se trata de presos de confianza que se encargan de limpiar las zonas comunes y por la que se les abona un salario.

Ir arriba