Marlaska ensalza en Valladolid el sistema penitenciario español como “referente internacional y orgullo del sistema democrático”

El ministro de Interior preside en Villanubla la entrega de medallas de Instituciones Penitenciarias en el Día de la Merced

LA RAZON.- El ministro de Interior del Gobierno de España, Fernando Grande-Marlaska, ensalzó al sistema penitenciario español como “referente internacional y orgullo del sistema democrático” durante el discurso pronunciado en la cárcel de Villanubla (Valladolid) con motivo de la entrega de medallas de Instituciones Penitenciarias por el Día de la Merced, patrona de prisiones.

Marlaska aprovechó la celebración para transmitir a los trabajadores de las instituciones penitenciarias “el reconocimiento de la sociedad española”, en especial a los funcionarios premiados hoy, con cuyos galardones “se reconoce la labor” tanto de trabajadores como de aquellas instituciones que “ayudan a la administración penitenciaria”, entre las que el ministro de Interior destacó a “ayuntamientos, diputaciones, universidades y fundaciones”.

Y es que esta “malla institucional” permite a la red penitenciaria “cumplir con los objetivos de la Constitución española”. Todo ello con la colaboración de la iniciativa privada social, cuyas 130 empresas colaboradoras dan trabajo a casi 3.000 internos y otras 9.000 personas condenadas que reciben una remuneración mensual que supone “algo más que un salario” porque con esos trabajos “generan habilidades y hábitos para cuando recuperen la libertad”, jugando así un papel “básico” en el “primer objetivo” de la Administración penitenciaria: “Devolver a la sociedad mejores personas”.

No obstante, el ministro del Interior reseñó que en la jornada de hoy “los verdaderos protagonistas son los funcionarios al servicio de Instituciones Penitenciarias”, así como todo el personal laboral que trabaja en esta Administración, a los que Marlaska agradeció su “esfuerzo e implicación” para superar “las dificultades diarias” y atender así las obligaciones “con la población reclusa y con la sociedad”.

En ese sentido, destacó que la labor de los funcionarios permitió que durante la crisis sanitaria por el Covid-19 se pudiera avanzar “en todos los ámbitos penitenciarios”, al mantener el nivel de seguridad, generar un “buen nivel de convivencia” y permitir un “bajo nivel de conflictividad”, a lo que ayudaron iniciativas como los talleres de diálogos restaurativos, una forma de “justicia reparadora” como complemento de la penal que “ofrece a las víctimas obtener reparación real o simbólica del daño que recibieron injustamente”.

 

Ir arriba