Las prisiones catalanas retoman los vis a vis en pleno rebrote

PANDEMIA

Una orden de Justícia entra en vigor este lunes reabriendo las cárceles de Catalunya a los encuentros de presos y familiares sin cristal por medio. Funcionarios de prisiones se han quejado al secretario de Mesures Penals por "el riesgo de contagio de Covid-19 entre la población reclusa".

EL PERIÓDICO (JUAN FOSÉ FERNÁNDEZ. FOTO MANU MITRU).- “De forma progresiva e igual en todos los centros penitenciarios”. Así se retoma desde este lunes en Catalunya la práctica de los vis a vis en las cárceles que administra la Generalitat. El contacto de los presos con familiares u otras visitas ya no se limita a la cita en locutorio con un cristal por medio. Lo ordena un escrito de la secretaría de Mesures Penals, la institución catalana de prisiones, que el Departament de Justícia emitió el pasado día 14 y ha entrado en vigor en esta jornada.

La situación de la pandemia en Catalunya había hecho aconsejable suspender los vis a vis de los reclusos. La orden interna que vuelve a permitir las visitas con contacto en los centros penitenciarios catalanes se titula “Adaptació fase de represa als centres penitenciaris. Mesures provisionals per la represa progressiva de les comunicacions especials a partir del 21 de setembre de 2020″, y establece que todos los presos podrán hacer una comunicación al mes.

De las tres modalidades de vis a vis, íntimo, de convivencia o familiar, la orden permite las dos últimas, y con restricciones: una reunión de convivencia será posible en una sala de vis a vis con un adulto y no más de tres niños de edad no superior a los 10 años; una reunión familiar podrá llevarse a cabo con un adulto y no más de tres niños menores de 18 años, o bien con dos adultos y sin niños.

Los vis a vis permitidos podrán durar una hora, y se realizarán previa toma de temperatura de los visitantes, paso por pasillos separados, limpieza y ventilación de 10 minutos de la sala utilizada y distancia de seguridad de dos metros. Además, se exige a los visitantes, generalmente familiares del preso, una “declaración responsable” de que no han padecido covid en las últimas dos semanas.

En el resto de España, el Ministerio del Interior mantiene suspendidos los vis a vis en 30 de los 72 centros penitenciarios que administra la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. La suspensión de este tipo de encuentros sin cristal por medio se inició por las cárceles de Madrid, País Vasco y Navarra, por la alta incidencia de contagios en esas comunidades autónomas.

Marcha atrás

Es posible que esta reapertura no sea permanente. La orden de Justícia prevé “evaluar el impacto en los contagios de esta primera fase de las comunicaciones especiales-dice el escrito-. Dependiendo de este impacto, se valorarán ampliaciones o restricciones en las condiciones de las comunicaciones especiales”.

Funcionarios catalanes de prisiones consultados no ven muy posible una marcha atrás en estos momentos, “por la tensión que provocaría denegar visitas a presos que ya las han solicitado y las tienen aprobadas”, comentan. La retoma de los vis a vis preocupa también por la nueva posible afluencia de droga intramuros.

Pero ese no es el principal motivo de queja en el colectivo. Los vis a vis vuelven a las cárceles de Catalunya cuando, en el último fin de semana, la sanidad catalana ha comunidado 545 nuevos positivos, último dato disponible de incidencia del coronavirus en la comunidad a la espera del dato de este lunes. El rebrote del coronavirus ha descendido, pero mantiene una incidencia alta. 

El sindicato de prisiones Acaip-Catalunya escribió el pasado día 17 al secretario de Mesures Penals, Armand Calderó, pidiéndole que retrasara la reapertura 15 días más. La carta la advierte de que “el restablecimiento de esta modalidad de comunicaciones aumenta el riesgo de contagio de Covid-19 entre la población reclusa”, y considera que “la declaración responsable no garantiza que el firmante esté libre de Covid-19”.

Para la central sindical, mayoritaria en las prisiones españolas, la reapertura en las prisiones catalanas contradice una resolución de la Generalitat publicada en el Diari Oficial el pasado 16 de septiembre, que prorroga las medidas especiales de salud pública para contener la pandemia. Esa resolución, recuerda la carta que dirigió Acaip al jefe de las prisiones catalanas, recomienda que “la población permanezca en su domicilio y que se limite la circulación por las vías de uso público”.

Este lunes, el sindicato ha elevado el tono de su protesta difundiendo un comunicado titulado “Jugar con la vida de trabajadores y presos”. El comunicado se queja: “Hoy, con un rebrote en clara expansión, insistimos en la necesidad de ser prudentes”.

 

Ir arriba