Lakua pone en marcha el ente público de reinserción de presos

‘AUKERAK’ ARRANCA UNA VEZ YA TRANSFERIDA LA GESTIÓN PENITENCIARIA A EUSKADI

NOTICIAS DE GIPUZKOA. – Aukerak, la Agencia Vasca de Reinserción Social vinculada a los centros penitenciarios vascos, desgranará el próximo miércoles 12 su imagen y las líneas de actuación previstas para 2022, una vez que ya ha sido completada la transferencia de Prisiones por parte del Ejecutivo español al Gobierno de Iñigo Urkullu. De hecho, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, que en dicho acto estará acompañada por el director de este ente público, Carlos Roy –en su primera intervención pública–, realizará un balance de los primeros cien días de gestión al frente de esta materia. La creación de este nuevo organismo está fundamentada en el derecho de las personas presas a la reeducación y reinserción por medio del trabajo remunerado, a través del acceso a la cultura y al desarrollo integral de la personalidad.

En ese sentido, Aukerak abordará todos los temas relacionados con el mundo laboral de las personas privadas de libertad y potenciará sus vocaciones y habilidades, aprovechando las posibilidades del régimen de semilibertad. Entre otras iniciativas, se organizarán acciones como talleres productivos o explotaciones agrícolas, que a su vez darán empleo a las personas internas. Además, también se encargarán de la comercialización de los productos y servicios realizados.

La Ley Aukerak, que posibilitó el nacimiento de este nuevo organismo, fue aprobada por el Parlamento Vasco el pasado 1 de octubre. Según los datos que aportó entonces la consejera, hay registradas unas 350 personas trabajadoras reclusas; de ellas, 240 son personas trabajadoras de talleres productivos propios y 114 de talleres gestionados en colaboración con empresas externas. “Sin la puesta en marcha de una entidad con personalidad propia y diferenciada, el trabajo que desarrollan ya estos centenares de personas no sería legalmente considerado como relación laboral”, expuso Artolazabal. Es por ello que, para reconocer el trabajo productivo, “la actual legislación exige que la empleadora sea una entidad pública diferenciada de la Administración penitenciaria”. De otra manera, esta labor se convertiría en un trabajo ocupacional sin derecho a retribución ni cotización en la Seguridad Social.

Aukerak tendrá la responsabilidad sobre lo que estaba gestionado por la entidad estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el empleo. Contará con un equipo de una decena de personas funcionarias, mientras que los recursos económicos contarán con la dotación inicial del ente y las asignaciones en los Presupuestos.

 

Ir arriba