La Fiscalía se opone al indulto a Pablo Hasél por “reincidente”

La acusación pública destaca los “múltiples delitos” del rapero, actualmente en prisión

EL PAIS (J.J. GÁLVEZ. FOTOGRAFÍA: JAVIER MARTÍN).- La Fiscalía de la Audiencia Nacional se opone a que el Gobierno conceda el indulto al rapero Pablo Rivadulla Duró, más conocido como PAblo Hasél, actualmente en prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. Según argumentó este miércoles el ministerio público en un comunicado, el músico no solo se encuentra condenado por ¨múltiples hechos delictivos”, sino que además es reincidente en alguno de ellos, “como ocurre con la apología del terrorismo”.

La Fiscalía incide, además, en que Hasél ha rechazado participar en cualquier programa individualizado de tratamiento puesto en marcha por el centro penitenciario donde cumple condena en Lleida. La cárcel, explica la Fiscalía, no ha hecho mención alguna de que el músico sea merecedor actualmente del indulto por “razones de justicia, equidad o conveniencia publica”.

El rapero catalán ingresó en prisión el pasado febrero después de que los Mossos d’Esquadra lo detuvieran en la Universidad de Lleida. Allí se había atrincherado tras desobedecer la orden dictada por la Audiencia Nacional para que se personase voluntariamente en un centro penitenciario para cumplir una condena de nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo —alabó a ETA y a los GRAPO en sus mensajes de Twitter— e injurias a la Corona. En marzo, el órgano judicial sumó a esa pena otro año y cuatro meses de encierro después de que se declarara insolvente para pagar la multa de casi 30.000 euros impuesta en la sentencia.

Fuentes jurídicas informaron a la agencia Europa Press de que una vez clara la postura de la Fiscalía, queda por conocer ahora el informe sobre el indulto del tribunal sentenciador de la Audiencia Nacional. Cuando esté listo, el Ministerio de Justicia tendrá la última palabra sobre la medida de gracia.

El encarcelamiento de Hasél desató una oleada de protestas en diversas ciudades de España, pero principalmente en Cataluña, donde se produjeron disturbios y enfrentamientos con los Mossos durante semanas. El rapero cuenta con otras condenas anteriores, entre ellas, una de dos años y medio por amenazar a un testigo de un juicio contra un guardia urbano de Lleida, que la Audiencia Provincial confirmó en febrero de este año. Otra sentencia dictada en 2014 por la Audiencia Nacional por enaltecer en sus canciones el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda quedó en suspenso en su día. Un juzgado de lo Penal de Lleida también lo condenó a seis meses de prisión por un delito de lesiones por agredir, en 2016, a un periodista de TV-3 en una rueda de prensa en el Rectorado de la Universitat de Lleida, ocupado por estudiantes.

Ir arriba