Investigan la muerte de dos presos en Campos del Río por ingerir barbitúricos

Los funcionarios se percataron del fallecimiento de los internos, que habrían perdido la vida por una sobredosis de fármacos

LA VERDAD.- Funcionarios de prisiones de la cárcel Murcia II, en Campos del Río, hallaron este miércoles los cuerpos sin vida de dos internos cuando realizaban el recuento habitual de las mañanas. Según explicaron fuentes próximas a la prisión, los presos se encontraban en el Departamento de Aislamiento y habrían fallecido, según las primeras investigaciones, por una sobredosis de sustancias psicotrópicas.

Tal y como apuntan las citadas fuentes, los reclusos habrían aprovechado la noche en el módulo donde se alojan los presos más peligrosos e inadaptados al régimen ordinario para consumir de forma desmedida diferentes sustancias estupefacientes.

Desde los sindicatos denunciaron que durante el servicio de noche no había ningún médico en la cárcel, debido a que la plantilla de facultativos se encuentra actualmente muy mermada, estando disponibles solamente dos de los ocho en total que debería haber en plantilla. Fuentes de la prisión aseguraron que el médico tenía guardia localizable y se le avisó en el momento del suceso.

Denuncian, a su vez, que la falta de personal de enfermería impide que se haga un reparto diario de medicación psicotrópica, lo que hace que se tengan que repartir cantidades «ingentes» de medicación durante estas fechas festivas y los fines de semana, «facilitando así que se puedan dar desenlaces como este» que denuncian y que se ha producido cuando los internos «se encuentran especialmente sensibles por estas festividades, por encontrarse alejados de sus familias».

El sindicato Acaip-UGT manifestó su más «enérgica queja» por la gestión de personal de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, ya que la «acuciante falta de personal hace imposible la realización del trabajo rutinario de manera segura y efectiva». Pidieron también que se transfieran las competencias sanitarias en prisiones a las comunidades autónomas como parte de la solución que llevan reclamando desde hace años.

A la espera de los forenses

En declaraciones a Radio Murcia, el delegado del Gobierno, José Vélez, aseguró que «es una precipitación innecesaria e inadecuada, en estos momentos, decir por qué se ha producido el fallecimiento de estas dos personas. Se tendrán que hacer todas las pruebas por parte de los forenses para saber el motivo de estos dos fallecimientos». Vélez también recalcó que «en ningún caso ha faltado asistencia facultativa y sanitaria, en ningún momento», en el centro penitenciario. Por su parte, desde Ciudadanos lamentaron ayer la ausencia de un servicio médico eficiente en los centros penitenciarios de la Región de Murcia.

Cs denuncia la falta de personal médico en las cárceles

Ciudadanos lamenta la ausencia de un servicio médico eficiente en los centros penitenciarios de la Región de Murcia. Tal y como denuncia la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias, la gestión del personal está dificultando la realización segura y efectiva del trabajo, teniendo que lamentar en la pasada noche 2 nuevos fallecidos en el centro penitenciario de Campos del Río. El portavoz de la formación liberal en la Asamblea Regional, Juan José Molina, recuerda que la Ley 16/2003, de 28 de mayo, ordena la integración de los servicios sanitarios de los centros penitenciarios a las comunidades autónomas: «En 2018, Ciudadanos llevó a la Asamblea el cumplimiento de esta Ley mediante una moción, que fue aprobada, pero seguimos igual».

El portavoz naranja denuncia que «las cárceles no tienen prácticamente servicios médicos algo que ahora, con la situación de pandemia, se hace aún más necesario. Los sindicatos alertan de que no se están cumpliendo los protocolos». Ciudadanos recuerda también que la asunción de las competencias debe venir acompañada de una transferencia económica por parte del Ministerio del Interior, «lo que está ocurriendo es muy grave, la inacción de las administraciones está costando vidas humanas», finaliza Molina.

Ir arriba