Gandia, medalla de plata por su labor en la rehabilitación de presos y su reinserción en la sociedad

El alcalde destaca la labor del párroco Miguel Fons «que se atrevió a abrir» la primera unidad dependiente del Centro de Inserción Social de Picassent

LAS PROVINCIAS.- El alcalde de Gandia, José Manuel Prieto, ha recogido en nombre de la ciudad la Medalla de plata al Mérito Social Penitenciario, que supone el reconocimiento a un trabajo conjunto, entre el Ayuntamiento de Gandia, Instituciones Penitenciarias y la asociación Jezrael, desde hace más de una década, efectuado desde todos los ámbitos y «apostando por un modelo de reinserción que ha dado sus frutos. Un modelo que siempre ha buscado crear una alternativa al cumplimiento de la pena que permitiera la rehabilitación y reeducación de los presos de Gandia y posibilitar una mejor inserción familiar, laboral y comunitaria», aseguró Prieto.

Un trabajo colectivo que se vio reforzado la legislatura pasada con la creación de la Oficina de Gestión de Penas y medidas alternativas de Gandia, donde el Ministerio del Interior abrió un servicio esencial que está ofreciendo una alternativa de reinserción a aquellas personas sobre las que pesan penas de prisión, pero a las que el juez les permite que las sustituyan por otro tipo de actividades.

De este modo, Gandia se convirtió en la única ciudad de la Comunitat Valenciana que asumió este tipo de recurso sin ser capital de provincia. Cabe recordar que, hasta no hace mucho, este servicio estaba centralizado en la Ciudad de la Justicia de Valencia. Y, en Gandia, se ha podido lograr que los condenados a trabajos en beneficio de la comunidad no tengan que desplazarse y puedan llevar a cabo las gestiones en la ciudad.

Y si hay persona en el ayuntamiento que luchó para que se cediera el local que se dispone en estos momentos, esta persona fue la concejala Liduvina Gil, quien apostó por el proyecto y puso toda su ilusión y energía para que se hiciera realidad”, añadió.

El alcalde también ha tenido palabras de agradecimiento al “esfuerzo abnegado” del Padre Miguel Fons, el “cura de los presos”, “que se atrevió a abrir en Gandia” la primera unidad dependiente del Centro de Inserción Social de Picassent, porque presos en tercer grado no tuvieron que volver cada noche a dormir en la cárcel; a la asociación Jezrael, que abrió el camino a muchas otras entidades que siguieron su ejemplo de compromiso social; los funcionarios de la Oficina de Gestión de Penas y Medidas Alternativas, que desde un principio apostaron por venir a trabajar en Gandia y “hacen una labor encomiable”. Y, por supuesto, a Instituciones Penitenciarias y al actual director del Centro de Inserción Social “Torre Espioca” de Valencia, Miguel Ángel Martínez, “por la confianza depositada con nuestra ciudad”.

El acto de entrega de la medalla ha tenido lugar esta mañana en Fomento y ha contado, además, con la presencia del Director del Centro de Inserción social “Torre Espioca” de Valencia, Miguel Ángel Martínez, la Magistrada-Juez Penal de Gandia, María Prado, la Magistrada, Cristina Torralba, el Letrado de la Administración de Justicia, Javier López, el Jefe de los Servicios de Gestión de Penas y Medidas Alternativas (SGPM), Rafael Mora, la concejala, Liduvina Gil, el concejal de seguridad Ciudadana, Nacho Arnau, la edil de Bienestar Social, Inma Rodríguez, los portavoces de los grupos políticos municipales, el Jefe de Policía Local de Gandia, Salvador Morant, el Intendente de la Policía Local, Vicente Roig, el sacerdote, Miguel Fons, además de funcionarios de la oficina de Gandia, entre otros.

Ir arriba