Fundación «la Caixa»/ Un futuro distinto para los reclusos

Más de 2.400 personas privadas de libertad han participado en el programa de integración laboral de la Fundación ”la Caixa” y el Ministerio del Interior durante la pandemia. Reincorpora ha facilitado itinerarios de inserción social y laboral a 15.846 internos

Por un mundo más humano, justo y regenerativo

CAMBIO 16.- El programa Reincorpora ofrece a los reclu­sos que están cumpliendo la parte final de su condena la oportunidad de construir un futuro diferente y plenamente integrado en la sociedad a través de itinerarios perso­nalizados. Este acompañamiento les permite mejorar sus habilidades y reforzar los valores que facilitarán la integración social y laboral. Des­de su puesta en marcha, en 2011, han participado un total de 15.846 internos.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlas­ka, y el presidente de la Fundación ”la Caixa”, Isidro Fainé, renovaron el proyecto de integración so­cial a través de un acuerdo por 4.215.000 euros y la entidad da continuidad a su programa de reinserción laboral de personas pri­vadas de libertad, especialmente ante las dificul­tades añadidas durante la pandemia de la COVID-19, y al programa CiberCaixas Solidarias en centros penitenciarios.

A grandes rasgos, y según las necesidades del participante, los itinerarios personalizados se divi­den en las siguientes fases: posicionamiento ante el empleo; formación y prácticas no laborales; servi­cios solidarios y búsqueda activa de empleo e inser­ción laboral a través del programa Incorpora de la Fundación ”la Caixa”.

En 2020, un total de 2.417 personas participa­ron en el programa de integración laboral de la Fun­dación ”la Caixa” y el Ministerio del Interior, y se han logrado 1.009 contrataciones. Principalmente, en hostelería, construcción, agricultura y ganadería, limpieza, logística, comercio y gestión de residuos.

La colaboración con entidades sociales de toda Es­paña especializadas en la atención a este colectivo es lo que permite ofrecer itinerarios de reinserción adaptados a las necesidades específicas de cada par­ticipante. El técnico de Reincorpora es una figura cla­ve del programa que se encarga del acompañamiento a lo largo de todo el itinerario. De este modo, se pro­mueve el proceso de cambio desde una perspectiva global, que aborda la formación, los procesos de inte­gración laboral y las necesidades emocionales.

Para el presidente de la Fundación ”la Caixa”, Isi­dro Fainé, “con una década de trayectoria, el programa ha evidenciado la importancia y los buenos resultados del apoyo a la reinserción sociolaboral de los internos. En estos diez años, miles las personas que han podido reconducir su proyecto vital a través de itine­rarios individualizados. Nuestro objetivo, con la cola­boración inestimable del Ministerio del Interior, es se­guir dando oportunidades de futuro a los participantes”.

Reincorpora se puso en marcha en 2011 como evolución del programa de becas para reclusos que la Fundación ”la Caixa” venía desarrollando desde 2006 y con el objetivo de ofrecer formación a este colectivo.

SERVICIOS A LA COMUNIDAD

Una de las piedras angulares de Reincorpora es la participación de los internos en servicios a la comu­nidad dirigidos a dar respuesta a necesidades del en­torno más inmediato: atención y acompañamiento de personas mayores, talleres de alimentación saluda­ble para niños y adolescentes y tareas medioambien­tales, por citar solo tres ejemplos.

De este modo, el programa fomenta competencias, habilidades y valores. Al mismo tiempo que promue­ve la participación social y el compromiso cívico de los participantes. En 2020, se beneficiaron de estos servicios 5.485 personas.

La colaboración de Trabajo Penitenciario y For­mación para el Empleo (TPFE), así como la implica­ción de centros de inserción social, centros peniten­ciarios, centros de formación y entidades sociales vinculadas a Incorpora, el programa de integración laboral de la Fundación ”la Caixa”, permiten sumar esfuerzos y combatir prejuicios.

El Programa CiberCaixas Solidarias en Centros Peni­tenciarios se inició en el año 2008 y se ha extendido a ocho centros penitenciarios y 11 centros de inserción so­cial. Su objetivo es dar formación en competencias di­gitales a las personas internas por parte de voluntarios sénior, creando un espacio intergeneracional y compar­tiendo valores como la responsabilidad y el respeto. En los últimos cinco años, han participado en el programa un total de 11.020 internos y más de 1.000 personas ma­yores voluntarias han ofrecido formación.

Ir arriba