El vis a vis de un preso con un positivo obliga a confinar un módulo de la cárcel de Logroño

La mujer estaba inquieta; unas horas después de salir llamó al centro para comunicar que había dado positivo en covid

NIUS (RAQUEL DUVA. FOTOGRAFÍA: IIPP).- Una mujer acudió al centro penitenciario de Logroño el pasado fin de semana para realizar unvis a vis con un preso. Antes del encuentro íntimo, los funcionarios la notaban algo inquieta. Unas horas después de salir, llamó por teléfono para comunicar que había dado positivo en las pruebas de covid.

 “Seguramente era asintomática. A sabiendas de que podía estar enferma se presentó en el centro y mantuvo el encuentro. Es una tónica general que está ocurriendo en muchos sitios. Como saben que hay una nueva ola de covid y que pueden volver a restringir las visitas ahora quieren venir todos “, cuentan a NIUS algunos trabajadores.

Mientras la cárcel riojana continúa abierta para las visitas, aunque solo pueden realizarlas las personas que tengan la pauta de vacunación completa y a través de locutorios. Están a la espera de los resultados de las pruebas realizadas al interno que ha originado esta situación.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias monitoriza diariamente la situación de la incidencia de la COVID-19 en los centros de su competencia. Además, cada prisión analiza su situación epidemiológica y la de la zona geográfica en la que se encuentra.

Algunos centros penitenciarios han sufrido cambios en las comunicaciones vis a vis, familiares y de convivencia. Aún así las comunicaciones orales a través de los cristales se mantienen en todas las cárceles, excepto en Melilla y Alicante.

Ir arriba