El juez de Vigilancia Penitenciaria de Granada decreta el inmediato ingreso en prisión de Juana Rivas

Impone a Rivas un tercer grado en la modalidad establecida en el artículo 82.1 del Reglamento Penitenciario por el que deberá permanecer en prisión y restringiendo las salidas a dos fines de semana al mes. Un posible indulto a Rivas por parte del Gobierno lleva tramitándose desde el pasado 4 de mayo de este año.

PUBLICO (MARISA KOHAN. FOTOGRAFÍA: ALEX CÁMARA/EP).- El juez de vigilancia penitenciaria de Granada ha decretado este martes el ingreso inmediato de Juana Rivas en un centro penitenciario. Según comunicó esta institución a Rivas mediante una llamada telefónica en la mañana de este martes, el ingreso debía producirse a las 12 del mediodía en el mismo centro en el que había ingresado voluntariamente el 11 de mayo pasado.

En un auto emitido este mismo martes y al que ha tenido acceso Público, el Juez revoca el tercer grado concedido a Rivas por Instituciones Penitenciarias el pasado 14 de junio y acuerda decretar un tercer grado en base al artículo 82.1 del Reglamento Penitenciario, permitiendo sólo la salida de Rivas de la prisión dos fines de semana al mes. El juez decreta, también, que “la penada” debe someterse a “un programa de tratamiento específico tendente a lograr la plena concienciación de los derechos de la infancia en toda su amplitud y el escrupuloso respeto que debe presidir toda actuación en las relaciones
paterno filiales y el obligado respeto que se debe al cumplimiento de las resoluciones judiciales firmes”.

Instituciones Penitenciarias había concedido el pasado 14 de junio a Rivas el tercer grado penitenciario y la posibilidad de realizarlo en su domicilio con control telemático y la obligación de presentarse una vez a la semana a firman al CIS. Esta medida llegó cuatro días después de que Rivas ingresara voluntariamenteen el Centro de Inserción Social (CIS) Matilde Cantos de Granada para cumplir la condena de dos años y seis meses de prisión a la que la había condenado el Tribunal Supremo.

En el auto el juez de Vigilancia Penitenciaria justifica la revocación, entre otros motivos, por el hecho de que según el informe psicológico, la penada asume “muy deficitariamente” de su delito y “mantiene tal asunción con justificaciones. Eso hace que deba ser aplicado un tratamiento tendente a la consecución de la plena reeducación para lograr el fin último de la pena, la reinserción”.

Esta decisión del juez tiene lugar pocos días después de que el fiscal del juzgado de lo Penal nº1 de Granada solicitara al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, la revocación del tercer grado otorgado otorgado a Juana Rivas y que sea ingresada en prisión. 

En dicho escrito la el fiscal Valentín Ruiz afirmaba que “la concesión del tercer grado es incompatible con la necesaria realización de los fines retributivos y de prevención general y especial de la pena”. El fiscal insistía en que “en ningún momento reconoce o admite haber cometido un delito, ni manifiesta conciencia alguna por el daño causado a las víctimas”, entre las que cita a su expareja, Francesco Arcuri, al que no muestra “empatía” y con el que “mantiene una grave e importante relación conflictiva”. Esta petición ha sido oída y este martes Rivas tiene que volver a ingresar en el centro penitenciario.

En un breve comunicado el abogado de Rivas en España afirma que han tenido concimiento del requerimiento de forma verbal a traves de llamada telefónica y que “Juana cumplirá rigurosamente esa orden”. Pero explica que “como hemos venido haciendo hasta ahora, utilizaremos todas las vías legales a nuestra disposición para corregir una situación, que con el mayor respeto a los Tribunales de Justicia, nos parece enormemente injusta”.

Un indulto que no llega

El pasado 4 de mayo se presentó ante el Ministerio de Justicia la petición de indulto para Juana Rivas. La había presentado su abogado, con la adhesión de unas 60 organizaciones y personas firmantes a nivel individual. El trámite corresponde al Tribunal Supremo por ser la corte sentenciadora. Desde entonces Justicia inició los trámites para el posible indulto, pero hasta la fecha no existe constancia de que la Fiscalía y el Supremo hayan realizado el informe preceptivo que debe ser entregado al Gobierno para su valoración.

Un retraso que está poniendo en riesgo el juicio que se sigue en Italia por la custodia e sus hijos y que se ha ralentizado y retrasado en un par de ocasiones a la espera de ver si Rivas finalmente podrá estar presente en la última vista. Sin este perdón gubernamental, Rivas no sólo no podrá abandonar España para acudir a la vista italiana, sino que debido a la inhabilitación de la patria potestad unida a la condena, no podrá tampoco optar a la custodia de los menores.

Ir arriba