El Gobierno rechaza modificar la norma que le exime de dar explicaciones para denegar entrevistas con personas presas

- Instituciones Penitenciarias crea el tipo profesional periodista en el programa informático de comunicaciones y visitas en las cárceles españolas- El Defensor del Pueblo de España insiste a la Administración en que debe concretar de manera expresa las razones específicas por las que deniega el contacto- Asociación Pro Derechos Humanos y Asociación de la Prensa de Sevilla presentaron una queja tras una sanción a un interno por hablar con eldiario.es Andalucía

ELDIARIO.ES (JAVIER RAMAJO).- La Administración Penitenciaria ha considerado inoportuno establecer un procedimiento escrito con garantías donde concrete siempre las razones específicas por las que deniega la posibilidad de que personas presas se entrevisten con profesionales de la información con fines periodísticos. Pese a que esa era una de las recomendaciones del Defensor del Pueblo de España enviadas al Gobierno el pasado octubre, Instituciones Penitenciarias rechaza un desarrollo del artículo 49.5 del Reglamento Penitenciario ‘a la vista de la diversidad de circunstancias que pueden concurrir en cada caso concreto’. El Defensor del Pueblo había trasladado a la Administración Penitenciaria que habría que ‘dictar normas internas de desarrollo’ en la normativa penitenciaria en ese sentido porque el establecido actualmente para las comunicaciones de los presos con profesionales acreditados de los medios ‘no se adecúa a la funcionalidad de este tipo de comunicaciones’. Ahora, en respuesta a la queja interpuesta por la Asociación de la Prensa de Sevilla y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, traslada a ambas partes la respuesta de la Administración Penitenciaria. E insiste en reformular alguna de sus recomendaciones rebatidas. La APDHA y la APS presentaron en octubre de 2016 una queja tras la sanción a un preso de Córdoba por hablar con un periodista de eldiario.es Andalucía. En una ampliación de la queja, enviada en febrero de 2017, la APDHA comunicó al Defensor del Pueblo que la cárcel había denegado finalmente una petición formal de entrevista con el mismo preso ‘al no presentar motivación que justifique la necesidad de dicha comunicación’. ‘¿Cuál es la motivación adecuada? Es decir, ¿qué motivos sí permiten y cuáles no que los presos y los periodistas puedan encontrarse? En definitiva, ¿qué ocurre si un preso dice un motivo y después comunica otro? Son cuestiones incontrolables, que además no deben dejar de serlo’, se preguntó el abogado del interno. Ahora el Defensor, tras recibir un informe al respecto de la Administración Penitenciaria, señala que del mismo se desprende ‘que la Administración no considera oportuno un desarrollo infra reglamentario de la referida norma a la vista de la diversidad de circunstancias que pueden concurrir en cada caso concreto y que deben ser valoradas de forma individualizada a la hora de adoptar una resolución por parte de la dirección del centro, sirviendo estas razones de base para concretar los motivos específicos para la posible denegación de la entrevista solicitada’. Una ‘cadena perpetua de hecho’ Este medio, en junio de 2016, contaba la historia de Antonio C.V., quien puso su primer pie en prisión en 1979 tras robar un coche junto a un amigo. ‘No tiene sentido que tengan tanto tiempo en la cárcel a una persona como yo. Esto es desproporcionado. Llevo 32 años en la cárcel. No soy un asesino ni un violador. No puedo más’, lamentaba superadas las tres cuartas partes de la condena, que cumple el 31 de diciembre del 2028′. Con la prisión permanente revisable en pleno debate político, eldiario.es Andalucía abordaba un caso tipo de lo que desde el punto de vista penitenciario se considera como una ‘cadena perpetua de hecho’. Instituciones Penitenciarias consideró que el preso cometió una falta grave al haber mantenido el encuentro con el periodista sin seguir el procedimiento para las comunicaciones con profesionales y haber difundido ‘noticias o datos falsos’. El castigo consistió en la privación durante un mes de paseos y actos recreativos comunes. TEXTO COMPLETO EN PDF ADJUNTO

Documento PDF:
Ir arriba