Capella acusa al Supremo de cambiar el sistema penitenciario con los presos del ‘procés’

LA CRISIS CATALANA

La consellera de Justícia recrimina que “el Supremo siempre quiere condicionar a las juntas de tratamiento penitenciario”

LA VANGUARDIA (LUIS B. GARCÍA).- La consellera de Justícia, Ester Capella, ha reaccionado ante las informaciones que revelan que los magistrados del Tribunal Supremo se inclinan por estimar el recurso de la Fiscalía contra el tercer grado a los líderes independentistas encarcelados por su falta de arrepentimiento, una información adelantada este viernes por El País y que la dirigente considera que podría tratarse de una nueva filtración a los medios, como la que sucedió cuando emitió un mensaje a los medios con el que advirtió al Govern de que si excarcelaba a los presos por la Covid-19 estaría prevaricando, allá por el mes de marzo. Pero la dirigente no sólo ha arremetido contra la forma, también contra el contenido, al considerar que, de confirmarse la decisión, el alto tribunal estaría cambiando el sistema penitenciario para introducir el arrepentimiento como elemento de decisión para el progreso de grado.

En declaraciones a RNE, la consellera se ha querido mostrar prudente respecto a la información desvelada este viernes, pero ha considerado “lamentable” que los medios adelanten la decisión de que los presos no disfrutarán de la semilibertad que se les concedió inicialmente. “Me sorprende cuando jurídicamente se ha avalado el 100.2 y el tercer grado”, ha opinado Capella, que no se ha ahorrado críticas sobre la forma de actuar del alto tribunal respecto a los líderes independentistas, y por las repercusiones que tienen estas decisiones en el sistema penitenciario.

“Me sorprende cuando jurídicamente se ha avalado el 100.2 y el tercer grado”

Según ha opinado, “están cambiando el sistema por el cual debe fundamentarse la progresión de grado” en base a “su evolución” y “no en base a su pensamiento ideológico”. En este sentido, la responsable de Justícia ha recordado que “defender la independencia no está en ningún Código Penal” y, de confirmarse lo que adelanta este viernes El País, el Supremo estaría “atravesando la libertad ideológica” porque el no arrepentimiento de los presos no puede ser el motivo para impedir su semilibertad.

La consellera ha lamentado que “el Supremo siempre quiere condicionar las juntas de tratamiento penitenciarios”, y de hecho ha llegado a asegurar que en las cárceles hay “1.000 personas que no deberían ser y deberían disfrutar del tercer grado porque son delitos leves”.

Ir arriba