TEDH, Sección 2ª, 20/02/2024. DERECHOS FUNDAMENTALES (CONDICIONES INADECUADAS DE DETENCIÓN.TRATAMIENTO MÉDICO INADECUADO.TRATAMIENTO PSIQUIÁTRICO FORZADO. VIOLACIÓN ARTS. 3, 5.1, 6 CEDH)

Organo Judicial: TEDH
Tipo de disposicion: Sentencia
Numero:
Voz: DERECHOS FUNDAMENTALES Y LIBERTADES PÚBLICAS
Subvoz:
Fecha: 29 marzo, 2024

Texto:

TEDH, Sección 2ª, 20/02/2024. DERECHOS FUNDAMENTALES (CONDICIONES INADECUADAS DE DETENCIÓN.TRATAMIENTO MÉDICO INADECUADO.TRATAMIENTO PSIQUIÁTRICO FORZADO. VIOLACIÓN ARTS. 3, 5.1, 6 CEDH)

LYPOVCHENKO Y HALABUDENCO c. LA REPÚBLICA DE MOLDOVA Y RUSIA  Demandas núms. 40926/16 y 73942/17 

Hechos ■ El primer demandante, un ciudadano ucraniano, fue arrestado en 2015 por las autoridades de facto de la autoproclamada “República Moldava de Transnistria” (“MRT”, entidad separatista en el territorio de Moldavia) por criticarlas en las redes sociales. . Fue declarado culpable en 2016 de incitación al extremismo y condenado a tres años y medio de prisión, que cumplió íntegramente en una prisión “MRT”. Se quejó de sus condiciones de detención, de su hospitalización forzada en el pabellón psiquiátrico de un hospital penitenciario y de la administración forzada de psicofármacos, así como de la falta de tratamiento médico adecuado para sus problemas de salud (hepatitis C y tromboflebitis). También afirmó que las autoridades le impidieron obtener y compartir documentos para los fines de su solicitud ante la Corte.
Su madre se dirigió tanto a las autoridades moldavas como a las rusas. Las autoridades rusas respondieron que las denuncias no implicaban ninguna infracción de la legislación rusa en el territorio de la Federación de Rusia. Las autoridades moldavas iniciaron una investigación penal sobre el secuestro y la detención del demandante y solicitaron repetidamente su liberación. El Tribunal Supremo de Moldavia también anuló las sentencias de los “tribunales MRT” de facto respecto del demandante, alegando que estos tribunales son inconstitucionales y, por lo tanto, no pueden condenar legalmente al demandante.

El segundo demandante, de nacionalidad moldava, era profesor a tiempo parcial en una universidad de Tiraspol (ciudad de la «MRT»). Fue detenido en 2016 y puesto en prisión preventiva acusado de aceptar un soborno de un estudiante. Fue puesto en libertad tras pagar la fianza y abandonó el “MRT” para ir a Moldavia. Posteriormente se anuló la decisión de ponerlo en libertad bajo fianza y posteriormente se revocó la fianza y se pagó a la tesorería de “MRT”. Se postuló ante las autoridades rusas y moldavas. Las autoridades rusas respondieron que no ejercen jurisdicción en el territorio del “MRT”. Las autoridades moldavas iniciaron una investigación penal sobre lo que, según el demandante, era una “provocación” que había provocado su arresto, pero finalmente la suspendieron al no poder identificar a los perpetradores.

Ley ■ Jurisdicción

El Tribunal sostuvo que tanto el gobierno ruso como el moldavo tenían jurisdicción en el territorio del “MRT”.
En lo que respecta a Rusia, el Tribunal recordó que en vista de “la actual presencia militar de la Federación Rusa en Transnistria, contraria a la voluntad del Gobierno moldavo, los renovados llamamientos para la retirada de sus tropas y el apoyo económico y político de la Federación de Rusia para el régimen “MRT” – que no fue cuestionado por la Federación de Rusia”, no puede llegar a una conclusión diferente de la alcanzada en casos anteriores relacionados con el “MRT” ( Ilaşcu y otros c. Moldavia y Rusia [GC] , nº 48787/99 , 2004; Catan y otros contra la República de Moldavia y Rusia [GC] , nº 43370/04 y otros 2, 2012; Mozer contra la República de Moldavia y Rusia [GC] , nº 48787/99, 2004; 11138/10 , § 111, 2016; Eriomenco contra la República de Moldavia y Rusia , n.º 42224/11 , § 47, 2017).

Ley ■ Admisibilidad

El Tribunal rechazó las alegaciones de ambos gobiernos de no agotamiento de los recursos internos. En primer lugar, rechazó la objeción de Rusia de que el primer demandante no hizo uso de los recursos ofrecidos por los llamados “tribunales” de Transnistria. El Tribunal ha reiterado que los recursos ante los “tribunales MRT” de facto no deben agotarse, debido a la ausencia de cualquier indicación de que esos tribunales sean “parte de un sistema judicial que funciona sobre una base constitucional y legal que refleja una tradición judicial compatible con la Convención” (§ 99, ver Draci c. la República de Moldavia y Rusia , núm. 5349/02 , § 48, 2017).
En segundo lugar, el Tribunal rechazó por considerarla poco específica la referencia del gobierno ruso a que los recursos debían agotarse dentro del “MRT” y la referencia del gobierno moldavo a los recursos que debían agotarse dentro de Moldavia.

Ley ■ Artículo 3

En cuanto a las condiciones de detención, el Tribunal señaló que el demandante describió con detalle sus condiciones de vida en la prisión “MRT” núm. 3 en el que pasó tres años y ocho meses (hacinamiento, mala higiene en las celdas, acceso restringido a la ducha y al ejercicio al aire libre), y se refirió a su jurisprudencia anterior sobre la misma prisión, en la que había considerado que las condiciones de detención eran deficientes. deficiente ( Eriomenco , § 57; Braga contra la República de Moldavia y Rusia , n.º 76957/01 , § 37, 2017; Apcov contra la República de Moldavia y Rusia , n.º 13463/07 , § 43, 2017). En consecuencia, concluyó que habían sido contrarios al artículo 3.
El Tribunal sostuvo además que el demandante, que padecía hepatitis C y tromboflebitis, no había recibido ningún control ni tratamiento médico a pesar de sus quejas periódicas sobre su estado de salud, infringiendo así del artículo 3.
Finalmente, el Tribunal consideró que las hospitalizaciones psiquiátricas prolongadas y repetitivas del demandante, a pesar de la situación de los médicos que no habían visto la necesidad de su tratamiento hospitalario, constituían un trato degradante.
El Tribunal concluyó que las autoridades moldavas, que tenían medios limitados para asegurar la liberación del demandante, cumplieron con sus obligaciones positivas de tomar medidas adecuadas y suficientes para garantizar los derechos del demandante. En lo que respecta a Rusia, el Tribunal consideró que las autoridades rusas ejercieron un control efectivo sobre el “MRT” durante el período de detención del demandante y reiteró que no es necesario determinar si Rusia ejerció o no un control detallado sobre las políticas y acciones del subordinado. administración local ( Mozer , § 117).

Conclusión ■ Ninguna violación del artículo 3 por parte de Moldavia, violación del artículo 3 por parte de Rusia.

Ley ■ Artículos 5 § 1 y 6

El Tribunal no encontró argumentos que le permitieran apartarse de su posición jurisprudencial bien arraigada formulada por primera vez en el caso Ilaşcu , a saber, que los “tribunales” de facto del MRT pertenecen a un sistema del que difícilmente podría decirse que funciona de manera constitucional y base jurídica que refleja una tradición judicial compatible con el Convenio, y que dichos órganos judiciales no pueden autorizar una “detención legal” “de conformidad con un procedimiento prescrito por la ley” (§ 123, véase Ilaşcu , § 462).

El Tribunal sostuvo que las autoridades de facto y los tribunales de la región de Transnistria no podían ordenar el “arresto o detención legal” del primer demandante en el sentido del artículo 5 § 1 (c) y 5 § 1 (a) del Convenio y no constituir un “tribunal establecido por la ley” en el sentido del artículo 6 del Convenio que estaba facultado para determinar cualquier cargo penal contra el solicitante. En consecuencia, tanto la detención como la condena del demandante fueron ilegales a los efectos de dichas disposiciones.

Conclusión ■ Ninguna violación de los artículos 5.1 y 6 por parte de Moldavia, violación de los artículos 5.1 y 6 por parte de Rusia.

Artículo 41 ■ 26.000 EUR para el primer demandante y 6.500 EUR para el segundo demandante por concepto de daño moral, así como 4.000 EUR para cada demandante por concepto de costas y gastos, que serán pagados por Rusia.

 

www.prisonlitigation.org

Documento PDF:

Ir arriba