Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Manifestación en Madrid por los derechos de los presos con trastornos mentales graves

6 de octubre de 2019

Cerca de 2.000 presidiarios en España tienen un problema de salud mental. Por eso, reclaman mecanismos para que se diagnostiquen estos trastornos y se ofrezcan medidas alternativas a la cárcel.

LASEXTA.COM (EFE).- Una manifestación en Madrid ha reivindicado sus derechos. Los organizadores de la marcha amenazan con llevar sus reivindicaciones al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La prevalencia de los trastornos de la salud mental es hasta siete veces mayor entre la población reclusa y se calcula que hasta el 40% de los presos padece una patología mental. A pesar de ello, las organizaciones que trabajan en prisiones, denuncian la ausencia de psiquiatras en las cárceles.

Así lo ha asegurado el director de Àmbit. Dignidad y Justicia Social, Javier Vilalta, responsable de una entidad que desarrolla programas destinados a la recuperación y la promoción de la autonomía de los presos y expresos en la cárcel de Picassent (Valencia), muchos de ellos con problemas de salud mental.

Ha destacado el gran problema de "puertas giratorias" que existe en España con los reclusos que padecen algún tipo de trastorno mental y que, al no ser correctamente diagnosticados ni tratados en prisión, al obtener la libertad, recaen y vuelven a cometer algún delito que les lleva de nuevo a la cárcel.

Porque a este elevado porcentaje de patología mental, hay que añadir que casi uno de cada dos presos tiene antecedentes de abuso o dependencia de drogas.

De hecho, según ha expuesto Vilalta, los delitos cometidos por las personas con trastorno de salud mental son de robo en dos de cada tres casos.

"Se trata de personas vulnerables, que trapichean con drogas, cometen un pequeño delito para consumir y acaban en prisión", ha explicado.

El problema es que en las cárceles no hay psiquiatría. Y ha expuesto el caso de la prisión de Picassent, donde un psiquiatra acude al centro cuatro veces al mes para atender a una población de más de 600 presos con algún tipo de patología mental.

Aparte de esto, Vilalta ha lamentado que "no haya un tratamiento digno en las cárceles" y ha advertido de que si el preso no recibe el adecuado tratamiento de acompañamiento, "lo normal es que vuelva a prisión".

 

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona