Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Discrepancias en el Tribunal Supremo por la prisión permanente revisable

22 de julio de 2019

Los magistrados de la Sala de lo Penal discrepan sobre la aplicación de la pena en gran parte de los casos de asesinatos de menores o de personas vulnerables por edad, enfermedad o discapacidad

EL MUNDO (MANUEL MARRACO).- Los magistrados de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo discrepan sobre la posibilidad de aplicar la pena de prisión permanente revisable en gran parte de los casos de asesinatos de menores o de personas vulnerables por razón de su edad, enfermedad o discapacidad.

La primera sentencia del Supremo sobre la materia sostuvo que la deficiente redacción legal que introdujo esa pena en 2015 impide aplicarla en numerosos casos de menores de 16 años y personas vulnerables implicadas. El motivo es que hacerlo supone aplicar dos veces una misma circunstancia -la edad o vulnerabilidad- en perjuicio del acusado, algo vedado en el ámbito penal. Pero un segundo criterio, expuesto en una sentencia del pasado jueves, considera que ese obstáculo no existe porque el doble uso de esa circunstancia de edad o vulnerabilidad responde a "fundamentos distintos".

La primera resolución, dictada en enero, revocó la prisión permanente impuesta por el asesinato de un hombre al que un ictus había dejado en una silla de ruedas. La imposibilidad de defenderse de la víctima obligaba a considerar que el homicidio se había producido con alevosía y, por tanto, debía calificarse como asesinato. A la hora de aplicar la pena, la Audiencia de Tenerife escogió la prisión permanente, prevista para los asesinatos de menores de 16 años o personas vulnerables.

El Supremo objetó que si la vulnerabilidad física ya se había empleado para calificar como asesinato -con penas más altas- no podía esgrimirse de nuevo para un segundo endurecimiento de la pena. Hacerlo supondría vulnerar el principio de non bis in idem. La prisión permanente fue sustituida por 24 años de prisión.

EL CASO DE PIOZ

Siguiendo ese criterio del Supremo, el mes pasado al Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha revocó dos de las tres prisiones permanentes dictadas al asesino de Pioz. Precisamente las impuestas por la condición de menores de las víctimas.

Pero esta semana el Supremo ha dictado dos nuevas sentencias sobre la materia. Y ambas se alejan de la primera y ratifican la condena a la pena más alta por asesinatos de menores. La notificada el martes no tenía mayor trascendencia porque sólo abordaba aspectos colaterales de la condena. Pero la del jueves entraba de lleno en el problema planteado por la primera sentencia. Se trataba del caso de un hombre que arrojó por la ventana a una bebé cuando intentaba matar a su madre. Los hechos tuvieron lugar en enero de 2016 en Vitoria y llevaron a la Audiencia Provincial a condenar a prisión permanente. En su recurso ante Supremo, el condenado esgrimió la primera sentencia y pidió que se le retirara esa pena. Pero la Sala de lo Penal la ha ratificado.

La nueva sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Julián Sánchez Melgar, hace un esfuerzo por encontrar circunstancias en los hechos que permitan mantener la condena sin contradecir palmariamente la primera sentencia. Encuentra una: la forma en que se produjo el ataque inesperado del hombre a la bebé permite apreciar la "alevosía sorpresiva" y calificar los hechos como asesinato sin tener que recurrir a la edad de la niña. Así esta circunstancia queda libre para aplicar la prisión permanente sin riesgo de vulnerar el bis in idem.

 

(DOCUMENTO COMPLETO EN PDF ADJUNTO)

 

 

 

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona