Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Regresando al siglo XX: experimentación médica dentro de prisión

4 de abril de 2019

PUBLICO (FRANCISCO MIGUEL FERNÁNDEZ CAPARRÓS, miembro del Área de Cárceles de APDHA).- En las últimas semanas se ha generado un amplio debate a propósito de la paralización de un experimento que se estaba llevando a cabo con personas presas en las cárceles de Huelva y Córdoba. Dicho experimento consistía en aplicar una cantidad determinada de corriente eléctrica en la parte frontal de la cabeza con el fin de estudiar la agresividad del sujeto. Antes y después de someterse a las descargas, los reclusos realizaban un cuestionario de 40 preguntas; la comparación entre los resultados de uno y otro cuestionario debía reflejar el efecto que dicha técnica, la denominada estimulación transcraneal por corriente continua (tDCS), habría tenido sobre los niveles de autopercepción de la agresividad del preso. Los primeros resultados del experimento fueron publicados el pasado mes de enero en la prestigiosa revista Neuroscience y, según el equipo que ha desarrollado la primera etapa del experimento, no podrían ser más prometedores. “Antes de la estimulación eléctrica –afirmaba una de las investigadoras al diario El País-, los presos suelen responder de manera muy violenta. Dicen que si se la hacen, se la pagan. Después de las tres sesiones, se sienten relajados y muchos dicen notar una especie de paz interior”.

Poco tiempo después de publicarse las conclusiones de este “pionero” experimento, Instituciones Penitenciarias lo ha paralizado al admitir que “los internos de la prisión no deberían haber participado en el ensayo”. Al mismo tiempo, el Defensor del Pueblo Español ha iniciado de oficio una investigación al considerar que “la condición de ‘persona bajo custodia’ de los presos elimina la voluntariedad para participar en el proyecto”. Tras la paralización del experimento, distintos medios de comunicación han recogido la indignación de los investigadores que no comprenden por qué detienen una investigación sin pensar “en los beneficios […] que esta técnica podría aportar a las personas agresivas dentro y fuera de las cárceles“.

Sin embargo, no está claro que el experimento produzca esos beneficios ni que sea aceptable realizarlo con población reclusa.

¿Una técnica beneficiosa?

El equipo que ha desarrollado el proyecto, así como distintos expertos en Bioética, han sostenido, por un lado, que la estimulación transcraneal supone un escaso o nulo riesgo para la salud y que, por otro, sus efectos beneficiosos han sido más que probados. En realidad, ambas afirmaciones son falsas. En cuanto a que la estimulación transcraneal no implica ningún riesgo para la integridad física y mental de quien se somete a la prueba, distintos investigadores han advertido sobre los efectos adversos que puede tener esta técnica. Por ejemplo, el doctor Pascual Leone, quien en 2016 ya advertía sobre los riesgos de la estimulación transcraneal, sostiene que “…podrían darse consecuencias perjudiciales a largo plazo, las cuales desconocemos todavía”. En cuanto al segundo argumento, el doctor Pérez Martínez explicaba hace unos años a eldiario.es en relación con la estimulación transcraneal que “la mayor parte de las investigaciones no han encontrado un beneficio claro y, las que lo han hecho, avisan de que serán necesarios más estudios en la misma línea”. En conclusión, no conocemos los efectos adversos a largo plazo de esta técnica (el experimento realizado en las prisiones tampoco contempla un seguimiento para observar la aparición de estos posibles efectos) ni son tan seguros los beneficios que puede aportar. Además, tal y como reconocen los propios investigadores, el lugar y el tipo de aplicación de corriente realizada en este experimento no se había probado antes; es la primera vez que en este tipo de investigación se aplica estimulación bilateral en las regiones cerebrales especificadas en el estudio.

 

(DOCUMENTO COMPLETO EN PDF ADJUNTO)

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona