Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Ofensiva municipal contra el derribo parcial de la cárcel de San Antón

15 de mayo de 2018

La Junta de Gobierno pide a Cultura que proteja de nuevo el pabellón de reclusos, lo que paraliza el permiso al Perpetuo Socorro para demoler

LAVERDAD.ES (Eduardo Ribelles).- La cárcel de San Antón permanecerá en pie, entera, al menos hasta que la Consejería de Cultura expliqué, de nuevo, por qué deja sin proteger el pabellón de reclusos y, en cambio, ampara las cinco torres perimetrales y el área de oficinas. El Ayuntamiento mantendrá en suspenso la concesión de la licencia de demolición parcial de la antigua prisión, pedida por sus dueños, hasta que la Administración regional responda al recurso de alzada aprobado ayer por la Junta de Gobierno local.

El documento va contra la incoación del expediente para la declaración de la antigua prisión de San Antón como bien inventariado, hace un mes. La razón es que el Ayuntamiento quiere saber por qué Cultura aplica criterios distintos en esta resolución, respecto al informe que dio inicio al expediente, en marzo de 2017. A juicio del equipo de gobierno local, se ha operado «un ostensible cambio» que rebaja la protección, informó el concejal de Cultura, David Martínez.

La cárcel fue vendida, hace 16 meses, por una sociedad dependiente del Estado a la empresa propietaria del Hospital Perpetuo Socorro, situado al lado de la antigua penitenciaría. Esta mercantil pretende emplear las instalaciones para hacer un aparcamiento y habilitar, también allí, dependencias auxiliares de la clínica. Pidió licencia para las demoliciones, hace más de un año, pero se encontró con el inicio del expediente de protección del inmueble en la Administración regional, a petición de la local.

En el primer informe, Cultura protegió «con carácter cautelar el pabellón de acceso, el de reclusos y las cinco garitas que rodean el muro, que podrían ser rehabilitados y adaptados a nuevos usos aunque sin modificar su volumen», recordó el Ayuntamiento.

Martínez subrayó que fue la «inactividad» de la Administración autonómica para rematar ese expediente la que «provocó su caducidad, en abril». El segundo informe, para reanudar el procedimiento, «ya solo protege el pabellón de oficinas, con el jardín, y las cinco garitas, pero permite rebajar la altura del muro exterior» y practicar «una o dos entradas» para facilitar «el acceso de vehículos, según necesite la propiedad».

«Un elemento fundamental»

La Junta de Gobierno rechaza que este «cambio de criterio» deja fuera «un elemento tan fundamental y característico de la cárcel como el pabellón de reclusos y no está debidamente motivado». Asimismo, ve «contradictorio» que se inicie un procedimiento para inventariar el complejo, como único centro penitenciario construido durante la Segunda República en la Región y que da testimonio de este tipo de arquitectura, y deje fuera el pabellón de reclusos, por su poca relevancia».

Martínez subrayó que el valor preservable, en este caso, es «simbólico», por el significado que tiene la cárcel en la historia de Cartagena, por lo que no entiende que Cultura se base en «la sobriedad y la falta de ornamentación» de una parte de la cárcel para dejarla sin proteger. Respecto a su mal estado de conservación, el edil advirtió de que «hay muchos edificios protegidos que amenazan ruina y no por eso se insta a dejarlos al margen».

A juicio del equipo de gobierno local, una prisión «se caracteríza por contener conjunto de celdas para la reclusión de los presos que es su principal funcionalidad y aunque los calabozos no se vean desde el exterior. Eso es, sin duda, una referencia intelectual imprescindible para identificar un edificio carcelario y por eso debe ser preservado».

Valor simbólico e histórico

Por último, Martínez añadió el «relevante valor histórico de la antigua cárcel» y recordó que en la Región de Murcia hay catalogadas varias que ilustran la evolución de este tipo de edificios: Cehegín, Totana, eclesiástica del Obispado de Murcia, de la inquisición en Murcia, de Primo de Rivera en Murcia. Así pues, añadió el concejal, con la Prisión Central de Cartagena se amplía este circuito, con una penitenciaría construida durante la Segunda República.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona