Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

OTRA MUERTE POR LA POLÍTICA PENITENCIARIA

El preso Xabier Rey muere en Puerto tras diez años de cárcel y aislamiento

7 de marzo de 2018

Xabier Rey Urmeneta, vecino del barrio iruindarra de Donibane de 38 años, es la última víctima mortal de la política carcelaria. Etxerat comunicó anoche su fallecimiento en Puerto-III, a más de 1.000 kilómetros de casa, sin confirmar la causa, aunque se apunta a un suicidio. Llevaba diez años preso y gran parte de este tiempo, en aislamiento.

GARA (RAMÓN SOLA).- «Etxerat confirma la muerte del preso político vasco Xabier Rey hoy en la prisión de Puerto-III, a 1.050 kilómetros de Euskal Herria». Este escueto mensaje difundido a las 20.30 de anoche hacía lamentablemente irreversible el rumor extendido poco antes y que apuntaba al suicidio de un preso vasco. La información sobre lo ocurrido a la hora de cerrar esta edición era muy escasa, a la espera del viaje emprendido ya por familiares y abogados hacia el penal andaluz, pero sí son perfectamente conocidas y muy relevantes las circunstancias de cautiverio de este joven de Donibane (Iruñea). En los diez años que ha pasado entre rejas siempre ha estado en primer grado, ha padecido aislamiento y estaba en una de las cárceles más lejanas posibles, en la otra punta de la Península.

Según recordó Etxerat en su nota, Rey fue detenido en 2008 «y cumplía condena en primer grado en esta prisión andaluza, lo que acrecienta aún más las duras condiciones de vida que sufren los presos vascos. Queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad con la familia y allegados de Xabier Rey en estos momentos tan difíciles. Etxerat quiere reiterar en este amargo momento que es más necesario que nunca acabar de una vez por todas con la dispersión y el resto de medidas de excepción que incrementan la dureza de la pena impuesta».

En Puerto-I falleció ya víctima de un edema pulmonar el elorriarra Arkaitz Bellon hace ahora cuatro años. Y también muy lejos, en Badajoz, perdió la vida por un infarto fulminante el galdakoztarra Kepa del Hoyo el pasado 31 de julio. Si se confirma que Rey ha fallecido víctima de un suicidio, sería la primera muerte de este tipo desde las de Igor Angulo en 2006, Joxe Anjel Altzuguren en 2005 y Oihane Errazkin en 2004.

Algeciras, Puerto y Almería

Rey fue detenido en 2008 junto a otras tres personas, aunque luego dos de ellas quedaron absueltas. Pasó primero por Soto del Real (Madrid), luego por Topas (Salamanca), y desde entonces por las más lejanas de la Península con la salvedad de un paréntesis en Valdemoro (Madrid) con ocasión del juicio en la Audiencia Nacional.

Así, primero fue llevado a Botafuegos (Algeciras), más tarde a Puerto-III (Cádiz), desde ahí a El Acebuche (Almería) y finalmente de vuelta a Puerto-III, donde ha permanecido al menos los últimos siete años.

En un pequeño artículo de presentación escrito para Herrira de Donibane en 2012, el propio Rey explicaba su apodo de “Antxo” y cómo había sido detenido en el piso en el que vivía en Alde Zaharra de Iruñea.

Sobre su paso por la cárcel, ya en aquel entonces remarcaba que «en la mayor parte de las cárceles he estado en aislamiento, sin ninguna justificación legal para ello». Y añadía: «En el día a día nos topamos con un montón de obstáculos: la imposición de tener que estar 20 horas diarias en una celda de 20 metros cuadrados, con muy poco tiempo de patio, con espacios ínfimos para practicar deporte y en ocasiones llenos de gente, con dificultades para estudiar, con alimentación mala y desequilibrada, con problemas terribles para poder realizar trabajos manuales y para disfrutar del tiempo de ocio».

En aquel momento, Rey estaba intentando cursar estudios universitarios de Pedagogía, «de la manera que puedo y que me dejan. Por el momento he aprobado los exámenes y estoy animado para continuar adelante».

La situación de aislamiento se mantuvo posteriormente, puesto que en 2013 él y Oskar Barreras llevaron a cabo una protesta por esta situación. Etxerat explicó entonces que el preso de Iruñea fue enviado a la celda de castigo a raíz de un incidente con un funcionario. Barreras llegó a presentar una denuncia en el Juzgado de Guardia de Puerto de Santa María.

26 años de condena

Llama la atención igualmente la elevada condena que le impuso la Audiencia Nacional pese a no atribuírsele ningún atentado. Ascendió a 26 años al ser considerado junto a Aurken Sola como miembro de un nuevo comando de ETA denominado “Hego Haizea”. La pena se justificó por los delitos de «pertenencia a banda armada», «depósito de armas y explosivos» y «tenencia de explosivos».

La Fiscalía intentó igualmente que se les aplicara otra condena por «conspiración para cometer atentados terroristas», aludiendo a que se les había hallado un pendrive con supuesta información sobre objetivos. La sentencia lo descartó indicando que no había planificación concreta para «una acción delictiva bien delimitada».

Denunció «la bolsa», golpes en los testículos y amenazas con su compañera también detenida

La imposición del régimen de aislamiento ha marcado el paso de Xabier Rey por las cárceles españolas, pero antes de eso tuvo que atravesar cinco días de incomunicación en manos de la Policía española, tras lo que hizo pública una dura denuncia de torturas. Fue en noviembre de 2008, lo que convierte en este caso en uno de los últimos graves de tormentos, puesto que posteriormente esta práctica iría entrando en recesión.

Cuando se produjo el traslado a la Audiencia Nacional, donde los cuatro detenidos pudieron comparecer con abogado de confianza, Rey narró que había padecido la aplicación de «la bolsa» para provocarle asfixia, que le habían dado golpes en los testículos y que habían utilizado a su compañera también detenida, Araitz Amatria, como elemento de presión sicológica, haciéndole creer que la iban a violar. También refirió que los agentes le habían amenazado con ponerle electrodos.

Texto completo en pdf adjunto.

 

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona