Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

'Motín' de enfermeros en Sevilla I con 1.300 presos sin asistencia

31 de julio de 2017

Prisiones traslada personal de otros centros después de darse de baja toda la plantilla Se disparan las sobredosis tras cambiar el reparto de metadona

EL MUNDO.ES – (CHEMA RODRÍGUEZ).- Los más de 1.300 reclusos que cumplen condena o esperan juicio en el Centro Penitenciario Sevilla I -el más antiguo de los dos que hay en la provincia sevillana- llevan dos meses con una asistencia sanitaria bajo mínimos o, directamente, inexistente después de que los diez enfermeros de plantilla del penal se diesen de baja médica, a la vez, en junio.

Lista de espera para ser atendidos, desbordamiento del servicio sanitario y cambios en el sistema de administración de la metadona y otros medicamentos -que ahora se dan los viernes para todo el fin de semana- son las consecuencias prácticas del motín que protagonizan los enfermeros de Sevilla I y detrás del cual está el conflicto que durante meses han mantenido con el que fuera director de la prisión, Jesús Miguel Ruiz, cesado de su cargo recientemente.

La situación ha llegado a ser, según fuentes penitenciarias, de «emergencia sanitaria». Especialmente durante el mes de junio, cuando durante varios días la cárcel sevillana se quedó sin un solo enfermero que asistir a su millar largo de internos.

El principal problema, o el más preocupante según han denunciado sindicatos como UGT, es cómo se ha resentido el sistema de reparto de medicamentos. En especial la metadona y sobre todo en lo que se refiere a las dosis del fin de semana. Antes, se repartía a los internos la dosis diaria, incluido el sábado y el domingo.

Pero con el conflicto laboral y la baja de los enfermeros se optó por entregarle a cada interno los viernes las dosis de todo el fin de semana.

Y eso, además de los retrasos, conlleva, dicen las fuentes consultadas y ha denunciado UGT, un riesgo: que los internos, por error o por voluntad propia, no respeten las indicaciones y consuman las dosis de una vez.

Aunque no se puede afirmar que sea una consecuencia directa, fuentes de la propia cárcel han confirmado a EL MUNDO de Andalucía que el número de sobredosis ha aumentado entre los internos en estos dos meses, de manera que se han llegado a registrar hasta dos en un mismo día.

Los mismos médicos del penal han alzado su voz y han firmado un escrito, remitido a Instituciones Penitenciarias, en el que denunciaron el «incumplimiento de una de sus obligaciones fundamentales: velar por la seguridad y la vida de los internos bajo su tutela». Asimismo, criticaban en el documento que debido a la carencia de personal «se está demorando toda la actividad derivada de la consulta de enfermería, con el consiguiente deterioro de la calidad asistencial prestada».

Soluciones de urgencia

El traslado, forzoso, de un enfermero destinado en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario y la contratación de una enfermera por seis meses fueron la solución de urgencia que adoptó la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, aunque los dos profesionales pagaron la situación con turnos que han llegado a ser de más de 76 horas semanales. Sin prácticamente un respiro.

Precisamente, esa situación casi de «esclavitud laboral» es lo que habría desencadenado el conflicto laboral que estalló en junio con la baja médica y al unísono de los enfermeros.

Los dos enfermeros trasladados de urgencia han llegado a afrontar jornadas laborales de ocho a tres y de diez a ocho, además de ser obligados a trabajar 24 horas los fines de semana, uno el sábado y el otro el domingo.

Lo primero fue el traslado del enfermero desde el Psiquiátrico, algo que ordenó Prisiones el 6 de junio, y hasta el 19 de junio sólo estaba cubierto el turno de mañana, lo que motivó diversos escritos de los sindicatos UGT y CSIF en el que pedían soluciones a un problema que «pone en grave riesgo la asistencia sanitaria de los internos».

Fue tras estas quejas cuando se optó por la contratación de una enfermera externa, al que, de acuerdo con las fuentes, se habría sumado en los últimos días uno de los enfermeros de plantilla tras recibir el alta médica.

La escasez de personal ha llegado también a ser objeto de un escrito de la Junta de Personal de la Administración Periférica del Estado enviado a la Subdirección General de Recursos Humanos de Instituciones Penitenciarias en el que se ponía de manifiesto el «mal ambiente de trabajo, la imposibilidad de realizar satisfactoriamente sus funciones [las de los enfermeros], la falta de soluciones...» y en el que, además, se reclamaba la convocatoria de plazas en comisión de servicio y la contratación de más enfermeros interinos como soluciones al problema.

En ese mismo documento, la Junta de Personal apuntaba, como remedio a más largo plazo, la necesidad de cubrir dos plazas vacantes en este centro penitenciario, una de supervisor de enfermería y otra de enfermero.

Por su parte, desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias aseguraron a este periódico que la asistencia sanitaria al colectivo de presos de Sevilla I está garantizada gracias «a profesionales de otros centros» que han sido trasladados y que garantizan que el servicio no resulta afectado por la baja colectiva de enfermeros.

Respecto a esto, un portavoz de Instituciones Penitenciarias destacó que «no se entiende» que todos los enfermeros se hayan dado de baja al mismo tiempo, algo que calificó de sorprendente.

Por otro lado, Instituciones Penitenciarias hizo hincapié en que el servicio sanitario del Centro Penitenciario Sevilla I está «extraordinariamente bien dotado» en lo que respecta a enfermeros, aunque el problema se ha repetido en otras cárceles, como Morón, que el año pasado requirió personal externo ante el déficit de personal.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona