Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Los médicos de la cárcel de Palma confirman las graves agresiones a un preso en el módulo de aislamiento

26 de noviembre de 2016

EL MUNDO.ES – (LOLA SAMPEDRO, PALMA).- Los médicos que asistieron a James A. Langford han confirmado que el preso británico que ha denunciado torturas en la cárcel de Palma fue gravemente agredido el pasado mes de junio mientras estaba en el módulo de aislamiento.

Los médicos declararon este viernes ante el juez del caso. El primero que acudió al módulo de aislamiento el día en que ocurrieron los hechos ha confirmado que encontró al interno inglés "asustado, medio inconsciente, desnudo y con contusiones varias que son compatibles con la agresión que relata", informa el abogado del reo, Vicente Campaner. El médico ha testificado que le ayudó a vestirse y ha confirmado que éste se quejaba de las horas que estuvo en el patio sin sol ni agua. Llegó a oír, ha relatado, cómo el funcionario le decía "no podemos estar en todo". Según ha sostenido el doctor ante el juez, no vio a un interno violento o agresivo, sino enfadado por la situación de la que se lamentaba.

Tanto este médico, que le asistió y lo dejó ingresado en enfermería, como su compañera, la doctora que entró al día siguiente de servicio (que fue quien lo mandó a Urgencias para descartar lesiones cerebrales) testificaron que el interno contó en todo momento que había sido agredido por funcionarios y que, tras recuperarse de las lesiones, no quería abandonar enfermería por temor a los ellos. De hecho, tuvieron que hacer todo un proceso y fue asistido por una psiquiatra y una psicóloga.

Los médicos negaron también el carácter violento y agresivo del interno. "Todo lo contrario", manifestaron. Del mismo modo, descartaron que se tratara de un interno que recurriera a la autolesión.

Uno de los médicos ha contado que estaba presente cuando apercibieron al interno por haber roto el cristal de una puerta y ha negado que en ese momento lo cambiaran de celda. Según ha relatado, se marcharon todos juntos. Después, recibió la llamada para que fuera a aislamiento y posteriormente se encontró con que lo habían cambiado de celda y el preso estaba desnudo. El doctor no supo el motivo por el que habían cambiado al reo de celda.

Cabe destacar que los otros presos que estaban junto a Langford también confirmaron esta semana ante el juez la versión del agredido. Según ellos, varios funcionarios de la cárcel torturaron al inglés mientras éste estaba en el módulo de aislamiento. Y añadieron que esto no es un hecho aislado.

Los presos han secundado la versión de los hechos que ya adelantó a este medio el abogado de Langford: "Le arrastraron del pelo, le empotraron contra una mesa y le dieron puñetazos". Debido a la gravedad de las heridas, el preso tuvo que ser trasladado al hospital de Son Llàtzer. Cuando el caso salió a la luz, la dirección del centro penitenciario aseguró que intentaban reducirle porque se trata de un reo "muy violento", informó Laura Jurado, punto éste último que acaban de desmentir los dos médicos del centro penitenciario.

Los hechos sucedieron cuando el británico fue trasladado al módulo de aislamiento de la cárcel como castigo. Allí, según su versión, pidió agua a gritos a los funcionarios desde el patio, puesto que no hay timbres ni interfono alguno para poder comunicarse con ellos. Mientras gritaba, golpeó una puerta y rompió su cristalera. Tras este incidente, los funcionarios se lo llevaron al interior, le dieron agua y Langford se desmayó.

Según el relato del preso, el mismo que han ratificado los testigos, los trabajadores de la prisión llamaron al médico para que le asistiera tras el desmayo. Cuando el doctor se fue, contó el reo, entraron los seis funcionarios y le agredieron. Los cinco testigos han ratificado ante el juez que lo desnudaron, lo empotraron contra una mesa, lo arrastraron del pelo y le propinaron numerosos puñetazos.

Langford fue arrestado en febrero de 2015 junto a dos compatriotas británicos por tráfico de drogas en Ibiza. Tras reconocer los hechos, aceptó una condena de tres años. Su abogado intentó entonces que le extraditaran a Londres para que cumpliera la pena allí, pero no le concedieron el permiso.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona