Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Los juristas defienden el sistema penitenciario por encima de fracasos como el 'caso Pardo'

3 de noviembre de 2016

Los expertos rechazan endurecer las penas para los violadores si bien admiten que hay que mejorar la tarea de rehabilitación

EL PERIÓDICO.COM – (J.G. ALBALAT, BARCELONA).- Los permisos penitenciarios que permiten a los violadores -y al resto de presos- salir episódicamente de la cárcel los conceden los jueces de vigilancia. La decisión de retenerlos sin excepciones entre los muros de una prisión o por el contrario confiar en que salgan unos días al exterior, estos magistrados la toman a partir de los informes que realizan los especialistas y de la respuesta de los reos a los tratamientos de rehabilitación. La Conselleria de Justícia sigue el programa Control de la Agresión Sexual (SAC) que se utiliza en países de todo el mundo y que trata de conjugar la reinserción de los reos minimizando la amenaza que estos todavía pueden suponer para la sociedad que los recibe.

Este instrumento, como los que puedan usar otras administraciones de justicia autonómicas, “intenta predecir el riesgo de quebrantamiento de condena que puede conllevar la concesión de este permiso”, explica el abogado Emilio Zegrí. "Es importante tener en cuenta -remarca Zegrí- que los equipos de expertos no se basan en sensaciones e información arbitraria o subjetiva para llevar a cabo sus informes, sino que utilizan una tabla de variables de riesgo".

Desde el 2010 en el Código Penal se incorporó también la medida de la libertad vigilada que se aplica a partir del 2015. Esta supone que a los agresores sexuales, además de sentenciarlos a condenas de cárcel, también se les pueden imponer seguimientos y controles una vez ya han cumplido íntegramente la pena de prisión. Existen, por lo tanto, herramientas que tratan de compatibilizar la rehabilitación del preso con la seguridad de víctimas potenciales de delincuentes que podrían reincidir cuando el sistema penitenciario los devuelva a la calle, explica la letrada Laura Bueno.

REHABILITACIÓN O ENCIERRO INDEFINIDO

El abogado José Ángel González Franco plantea el debate que ha suscitado la reincidencia de Tomás Pardo, el hombre que mientras gozaba de un permiso penitenciario violó a una vecina de Igualada de 52 años, a partir de la siguiente pregunta: "¿Es preferible cancelar la reinserción de los agresores sexuales para evitar fracasos como los de este caso o perseverar en un modelo que ha logrado la rehabilitación de la mayoría de estos delincuentes?", interroga.

La letrada María Pascual considera que la tasa de reincidencia de los violadores (5,8%), a pesar de que siempre será excesiva, está dentro de lo aceptable. “El caso de Pardo debería servir para mejorar la tarea de la rehabilitación pero no para retroceder y ampliar los castigos”, avisa. Es una oportunidad para detectar qué aspectos “han fallado” y llevar a cabo las “modificaciones necesarias”. En ningún caso, sostiene Pascual, debería cometerse el error de cambiar las leyes a raíz de episodios “excepcionales”. La premisa para ella está clara: “Los agresores pueden rehabilitarse si reciben el tratamiento adecuado”. A pesar de que las condenas que reciben estos delincuentes no los hayan considerado “enfermos”, todos ellos sí deberían ser tratados como tales mientras dura su estancia en la cárcel.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona