Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Guantánamo, vergüenza sin fin

17 de agosto de 2016

Barack Obama prometió que cerraría Guantánamo, el centro de detenidos sospechosos de vinculación con el terrorismo islamista, cuando llevaba sólo dos días como presidente de Estados Unidos...

LA VANGUARDIA.COM – (EDITORIAL).- Barack Obama prometió que cerraría Guantánamo, el centro de detenidos sospechosos de vinculación con el terrorismo islamista, cuando llevaba sólo dos días como presidente de Estados Unidos, allá por el 2009, ocho años atrás. Y dijo que lo haría antes de un año. En noviembre, Obama terminará su segundo mandato. Pero Guantánamo sigue abierto. Entre todas las promesas que hizo Obama al inicio de su primer mandato, el frustrado cierre de Guantánamo es quizás la que ha suscitado mayor desazón y más críticas. No tanto porque represente el de­sengaño mayor, sino porque, en términos éticos, es el que parece más reprobable.

Ayer se produjeron novedades relativas a Guantánamo. La Administración norteamericana anunció que 15 detenidos en este centro serán liberados en breve y transferidos a los Emiratos Árabes. Se trata de la liberación más numerosa desde que Obama está en la Casa Blanca. Y, por tanto, de un esfuerzo muy significativo entre los que ha realizado el primer mandatario norteamericano. Sin embargo, Guantánamo sigue siendo un baldón para la política estadounidense, con repercusión mundial y lesivos efectos. Está fuera de toda justificación que la primera potencia democrática del mundo mantenga semejante instalación, donde ahora siguen presas unas decenas de personas, por un periodo de tiempo indefinido, pese a que dicho país carece de pruebas contra ellas que permitan calificarlas como criminales de guerra. Washington considera, de modo unilateral, que se trata de individuos demasiado peligrosos para dejarlos en libertad. En consecuencia, los mantiene recluidos en esta instalación en suelo cubano. No sólo es eso. Estados Unidos dispone de un informe, no revelado en toda su extensión, que asegura que la CIA ha llevado a cabo en Guantánamo, reiteradamente, interrogatorios acompañados de torturas. Guantánamo es, por tanto, un borrón en la trayectoria de EE.UU., país que se ufana de no cometer los abusos que, de hecho, desarrolla en la isla caribeña: detención ilegal ilimitada, sin garantías y con torturas.

Guantánamo es una herencia que Obama recibió de la Administración Bush. Este centro de detención entró en servicio en el 2002, el año siguiente a los atentados del 11-S. Obama tenía seguramente entonces ganas de echarle el cierre. Pero no ha sido posible. El presidente puede culpar de ello a un Congreso con mayoría republicana, que ha obstaculizado la operación, negándose a financiar juicios para dirimir la responsabilidad real de cada detenido o a financiar su traslado a una prisión en suelo de Estados Unidos. Siempre contra corriente, el candidato republicano Donald Trump ha manifestado ya que Guantánamo debe seguir y ampliarse. Sin embargo, es sobre Obama, además de sobre Bush, que cae la responsabilidad por la permanencia de este centro.

Guantánamo puede ser usado, obviamente, como un arma arrojadiza más en la campaña electoral estado-unidense que concluirá en otoño. Pero la brega política, dirigida por intereses cortoplacistas, no debe relegar ni hacernos olvidar las cuestiones mayores: este centro de internamiento sin ningún tipo de normas homologables es un ejemplo palmario de conculcación de los derechos elementales, también de las leyes y la cultura de la que EE.UU., con razón, se enorgullece. Cada día que pasa en plena actividad cuestiona la ejecutoria y la autoridad moral de EE.UU., y aporta desdoro a la, por otra parte apreciable, trayectoria de Barack Obama.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona