Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Adiós, Palmasola: el cónsul Borrell ayudó a 40 españoles a salir del peor penal de Bolivia

8 de agosto de 2016

Joan Borrell, hijo del exministro, llegó hace dos años de cónsul al interior de Bolivia y se puso a ayudar a los presos en una de las peores cárceles del mundo

EL CONFIDENCIAL.COM – (RAFAEL MÉNDEZ).- En Palmasola todo tiene un precio. "Si pagas puedes tener una chabola con televisión con pantalla plana y buena comida. Si no tienes dinero eres un sin tierra y duermes en el suelo". Manolo es hermano de José García, Pepito, un español con una discapacidad mental que pasó un año en Palmasola. La cárcel que vivió es de pesadilla: "A mi hermano le daban palizas. De madrugada recibía llamadas y me decían que si no pagaba le iban a matar". Pepito estuvo ingresado en Palmasola con una condena por narcotráfico, como muchos españoles. Llegó a haber 80 presos españoles allí, alguno con hasta ocho años de estancia, pero hoy solo quedan cuatro (tres de ellos con doble nacionalidad y familia y arraigo en Bolivia). Detrás de este éxito hay una suma de factores: dos indultos concedidos por el Gobierno de Evo Morales para aligerar las cárceles, una visita del Papa Francisco que puso el foco en el penal y el factor humano en forma de un cónsul, Joan Borrell.

El 1 de agosto de 2014, Joan Borrell Mayeur aterrizó en Santa Cruz de la Sierra como cónsul. Antiguo productor audiovisual, sacó la oposición de la carrera diplomática en 2005, con 38 años. Pasó un tiempo destinado en Túnez y después en el Ministerio, en Madrid. El consulado que le tocaba ahora es pequeño, con solo tres funcionarios, en los llanos de Bolivia, una zona del interior próxima a Brasil donde campa el narcotráfico. "Una de las prioridades que me asignaron desde Madrid fueron los presos", cuenta Borrell desde Bolivia. Unos meses antes el programa de Antena 3 “Encarcelados” había mostrado la crudeza de las cárceles por el mundo en las que hay españoles y en Palmasola, a 13 kilómetros del consulado, grabó uno de los capítulos más duros.

"Cuando llegué quedaban 38 presos, alguno llevaba ocho años. A la semana de estar allí me reuní con ellos. Les dije que iba a repartir la ayuda del consulado de forma distinta, según las necesidades de cada uno". No a todos los presos les gustó escuchar que los que más lo necesitaban iban a recibir más dinero. España manda 100 euros al mes para los presos en el exterior, que en sitio como Bolivia permite comprar muchas cosas en la cárcel. Pero además Borrell llevaba otro mensaje: "También les dije que el consulado les iba a ayudar a tramitar los indultos. Al principio eran reticentes a que fuera a ocurrir pero poco a poco vieron que iban saliendo". En muchos casos lo que pasaba era que no tenían sentencia condenatoria firme, uno de los requisitos para acogerse al indulto del Gobierno de Evo Morales para reclusos con bajas penas, en otros podían cumplir condena en España... Había que agilizar papeles, hablar con gente, mover las cosas..

Palmasola no es una cárcel como la que la mayoría tiene en la cabeza, con barrotes y celdas. Diseñada para 1.800 presos, alberga unos 5.400. Es un sistema de régimen abierto, como un gueto con casas y calles en el que los reclusos se reparten las tareas. Fue allí donde el verano pasado el Papa Francisco acudió a hablar a los reclusos. En 2013, una reyerta entre presos dejó 30 muertos, entre ellos un niño de un año y medio, y 38 heridos. Los hombres pueden vivir con sus mujeres e hijos y los presos se organizan y eligen a sus representantes. La droga es de más calidad y más barata que en el exterior. La policía solo se encarga de hacer recuento dos veces al día y de cerrar los barracones por la noche.

Borrell tuvo sus ojos en la cárcel al hermano Richar Calvo, un religioso de la Fundación Hombres nuevos, un español de 73 años que se pasea por la cárcel a menudo y que le explicaba cómo estaba la situación, el día a día y por el que el cónsul expresa su admiración y gratitud. Este, que lleva nueve años ayudando a los ancianos de Palmasola, coincide en la labor del cónsul: "Desde el principio empezó a trabajar muy bien, con mucha dedicación". (...)

TEXTO COMPLETO EN ENLACE EXTERNO

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona