Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

El 78% de los internos tomaba drogas al ingresar en prisión

26 de julio de 2016

EL FARO DE MELILLA – (ALEJANDRO CUENCA).- Un 78% de los internos en los Centros Penitenciarios españoles ingresan en prisión consumiendo drogas como heroína, cocaína, cannabis o alcohol.

Con este dato tienen que trabajar los servicios sanitarios y de prevención de las cárceles en el país. Así lo expuso ayer durante su ponencia el jefe del Servicio de Drogas de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, Julián Sanz Sanz. Además, en muchos casos, el consumo de estas sustancias va enlazado al diagnóstico psiquiátrico.

Sanz realizó un repaso a los distintos programas del Servicio de Drogas de las Instituciones Penitenciarias analizando su impacto en el tiempo durante una conferencia que duró alrededor de una hora en el Palacio de Exposiciones y Congresos (PEC) de Melilla. Fue en el desarrollo de la segunda jornada del Curso Internacional de Verano Ciudad de Melilla “Salud pública: aspectos legales, sanitarios y asistenciales” de la Ciudad y la Universidad de Granada.

Bajo el título de “Actuación en el medio penitenciario sobre enfermedades no transmisibles. Salud mental y adicciones”, Sanz explicó al público presente que el 78% de las personas que entran en prisión consumen algún tipo de droga y, una vez dentro de la institución, el dato baja hasta aproximadamente un 24%.

Intercambio de jeringuillas

El jefe del Servicio de Drogas expuso en esta conferencia en qué consiste y qué ha conseguido el Programa de Intercambio de jeringuillas. Se trata de una campaña para evitar que los internos compartan las jeringuillas para el consumo de droga de forma intravenosa, con los efectos negativos que ello puede suponer para las enfermedades transmisibles como el VIH, la Tuberculosis o la Hepatitis C. Este programa, destacó, se llevó a cabo sobre todo en comunidades como Galicia, Asturias, Baleares y zonas del Levante español. “Esta campaña tiene mucho que ver con el tipo de droga que se consume en determinadas zonas”, explicó Sanz.

Así, mientras que en Andalucía los problemas de adicciones pueden tener algo que ver más con el consumo de tabaco, en estos territorios se consumía la heroína blanca “que sólo se podía inyectar de manera intravenosa”. “Se ha reducido  mucho el consumo por esta vía. En 1989 el 46% de los que tenían problema con las drogas era por este motivo, mientras que ahora suponen únicamente el 5,5% de los drogodependientes”, aseguró Sanz, y con la estancia en la cárcel bajó hasta el 0,4%.

Por otro lado, también existen los programas de metadona y deshabituación. Unidos al programa de intercambio, han conseguido bajar el índice de enfermedades como el VIH, la Tuberculosis o la Hepatitis C en los distintos Centros Penitenciarios de España.

Enfermedad mental

El 25,6% de los internos en los Centros Penitenciarios españoles presentan un diagnóstico psiquiátrico y entre un 3 y un 4% se encuentran con un Trastorno Mental Grave, según datos aportados por el jefe del Servicio de Drogas. De estos, el 12,1% presenta, además de problemas psiquiátricos, el consumo de estupefacientes. “En España el 47,2% de la población recibe tratamiento psiquiátrico. Es una sociedad muy medicalizada”, explicó. Además, “más del 50% de las personas con enfermedad mental consume drogas”.

“Muchos no tienen conciencia de poseer enfermedad mental”

El jefe del Servicio de Drogas de las Instituciones Penitenciarias de España, Julián Sanz Sanz, señaló durante la conferencia que ofreció ayer en Melilla que uno de los problemas a los que se enfrentan es que “muchos no tienen la conciencia de tener una enfermedad mental” y esto es algo “muy importante”. “El problema de estas personas reside en la falta de conciencia, lo que provoca que abandonen el tratamiento”, aseguró. Otro de los inconvenientes es que la reinserción laboral de los enfermos mentales “es mucho más compleja” que en el caso de los drogodependientes. Aún así, los centros cuentan con programas de reinserción.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona