Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Te canto desde la prisión

6 de junio de 2016

La coral de la unidad psiquiátrica de Can Brians se prepara para presentarse en el Auditori con la OBC, este viernes.- Participan presos amantes de la música con patologías mentales y en proceso de rehabilitación

EL PERIODICO - (MAURICIO BERNAL / SANT ESTEVE SESROVIRES).-Un guitarrista sin su guitarra no es nada, por eso a la cárcel Quique se llevó su Sammy Linda, que toca una vez por semana durante tres o cuatro horas, para desfogarse. Lo condenaron por atraco: lo separan 10 meses de la libertad. Como no corre sangre por sus venas sino música, o la amalgama debida, de vez en cuando en las horas de patio se presenta con un ejemplar de guitarra española y se convierte en el centro del corrillo. Es un tipo musical, Quique, sus 49 años, su mirada intensa: como si todo el tiempo se estuviera fijando en algo. Naturalmente, en cuanto corrió la noticia de que se formaría un coro, Quique se apuntó.

Unidad de Hospitalización Psiquiátrica de Can Brians: al final de todo, separada de los demás módulos, al cabo de seis puertas correderas que se abren y cierran con estruendo. Un sitio único, al que viene gente de todas partes para ver cómo funciona, a tomar ejemplo. Lo gestiona el Hospital Sant Joan de Déu y ofrece 102 camas de psiquiatría penitenciaria. Y es aquí, a este hospital carcelario: aquí donde vienen a dar los presos con patologías mentales. “Son personas que sufren sobre todo trastornos psicóticos: esquizofrénicos, bipolares… –explica el director de la unidad, Álvaro Muro–. Muchos vienen con patologías duales, que incluyen el consumo de sustancias tóxicas”. Quique ha pasado dos años aquí.

 

EL AUDITORI ES BRUTAL

La coral es mixta: la integran tanto presos como integrantes del personal sanitario, y la dirige una de las monitoras de rehabilitación, Ainhoa. Suelen ensayar en un aula destinada a actividades donde hay una fila de ordenadores, un par de estanterías para los libros y algunos juegos de mesa. Los días de ensayo avisan de que van a hacer ruido. El salón es pequeño, la pared del fondo tendrá cuatro metros, siete u ocho el muro lateral. En comparación, el recinto del Auditori es inmenso, descomunal; el recinto del Auditori es brutal. Los reclusos lo saben y están nerviosos. Allí van a presentarse este viernes. “Nerviosos pero ilusionados”, dice Ismael. Tiene 22 años. Es de Marruecos. Lleva 22 meses en la unidad.

Una coral de presos con patologías mentales se presenta este viernes en el Auditori: he ahí la noticia. Pero no estarán solos. Su presencia en el coliseo forma parte del proyecto Et toca a tu, que la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya (OBC) lleva a cabo para encausar su vocación social. La música para inspirar, para ayudar, para curar: Quique, a 10 meses de su puesta en libertad, cantando en el señorial auditorio, lleno de público. En realidad, el concierto tiene cuatro puntos cardinales: la OBC, la Coral Pangea (así la bautizaron), la Orquesta Integrada, que forman menores con discapacidad, y un grupo de 70 enfermos mentales del Baix Llobregat que llevan a cabo un programa de musicoterapia con tambores. Más de 200 personas en el escenario. La mayoría no han estado nunca en un escenario. No en uno así.

 

LAS PIEZAS DE UN PUZLE

“El proceso comenzó con el encargo de la obra al compositor Albert Carbonell, que está instalado en Nueva York –explica Alfons Reverté, que dirigirá la orquesta el viernes–. Porque es un proyecto tan peculiar, y de unas características técnicas tan particulares, que se tenía que hacer algo a medida. Albert vino y visitó a todos los que iban a participar para hacerse una idea, y luego escribió la obra”. La llamó 'Breviculum'. Está inspirada en la figura de Ramon Llull.

Los cuatro puntos cardinales jamás han ensayado juntos. Es difícil. “Tengo todas las piezas del puzle, pero aún no lo he visto completo”, dice Reverté, y admite, claro, que es un riesgo. El primer ensayo general tendrá lugar el jueves. Un día antes del concierto. Será grandioso, seguro. “Estamos nerviosos, pero ilusionados”, repite Ismael. “Nerviosos, pero ilusionados”, le hace coro Abdel, otro preso. Otro cantante. El viernes es el día. La Pangea está lista.

 

 

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona