Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Descenso histórico de la población reclusa en Herrera

15 de mayo de 2016

LA TRIBUNA DE CIUDAD REAL.ES – (PILAR MUÑOZ).- El centro penitenciario de Herrera de La Mancha se construyó a finales de los años 70 como prisión de máxima seguridad para presos muy peligrosos y de ETA, condición que mantuvo hasta que se implantó la política de dispersión. A lo largo de estos últimos veinte años los presos en Herrera han estado siempre por encima de los 500 y en algunos momentos cerca de los 600, cifra que contrasta con la población actual, que está en torno a los 400 reclusos, algunos de ellos muy conocidos por la gravedad de sus delitos y alarma social.

Entre las causas, se encuentran el incremento de los acuerdos de conformidad en los juicios que se celebran, que en el caso de la Audiencia y en la vía penal supone que cuatro de cada cinco acusados se declare culpable antes de iniciar un juicio; así como las peticiones de muchos presos extranjeros de cumplir la pena en sus países de origen y el descenso de los índices de delincuencia.

Sin embargo, Ciudad Real es aún el hogar de presos como Antonio Ortiz, el presunto pederasta del distrito madrileño de Ciudad Lineal, que fue trasladado a la prisión de Herrera de La Mancha e ingresó directamente en el módulo de aislamiento donde tiene de ‘vecinos’ a Tony King, condenado por los asesinatos de Sonia Carabantes y Rocío Wanninkhof; Santiago del Valle, que abusó y asesinó a la niña Mari Luz Cortés; y al peligroso violador brasileño Da Silva.

También están ‘alojados’ en el penal manchego Miguel Carcaño (encarcelado por la desaparición de Marta del Castillo), el pederasta Daniel Galván ha pasado alguna temporada y está próxima  la llegada de José Bretón, el parricida de Córdoba.

Junto a estos presos conocidos por sus delitos de sangre, empieza a destacar el aumento de los delincuentes de ‘guante blanco’.

El titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Castilla-La Mancha número 1, Antonio Moreno de la Santa, señala que alguno entra convencido de que saldrá pronto: «soy buena persona, tengo familia, tengo casa, me porto muy bien, hago todos los cursos que me dicen, luego yo inmediatamente tengo que salir», le dicen al magistrado.

Sin embargo, la cosa no es tan fácil porque primero tiene que someterse a un tratamiento de prevención general y luego la especifica. Se tiene en cuenta que «se porta bien, que a lo mejor tiene carrera y no vamos a educarlo», señala el juez, «pero también tienen que hacer frente a la responsabilidad civil, indemnizar a las víctimas y saber dónde está el dinero que se llevó», apostilla.

Algún preso que cumple condena por un delito de ‘guante blanco’ ha llegado a decirle que «no va a volver a cometer el hecho porque no va a volver a ser cajero de un banco», pero lo que no dice  es dónde está ese millón de euros, por poner un ejemplo, que se llevó», ironiza el juez.


550 presos. Además de esta cárcel, Instituciones Penitenciarias cuenta con otras dos instalaciones en la provincia de Ciudad Real, la prisión de Alcázar de San Juan y el Centro de Inserción Social ‘Concepción Arenal’, situado cerca del hospital General.

Los dos centros penitenciarios de la provincia de Ciudad Real, el de Herrera de La Mancha y el de Alcázar de San Juan, acogen a día de hoy a 501 reclusos entre condenados y preventivos, cerca de un 28% del total de presos encarcelados en las prisiones de Castilla-La Mancha, que suman 1.803.

Herrera tiene 410 ‘habitantes’, un número que se aleja bastante de los más de 500 que solía tener habitualmente, de los que 348 son condenados y 62 preventivos. Los que cumplen condena están repartidos al 50% entre los 174 que han ingresado en prisión por primera vez y los 174 que ya habían estado con anterioridad entre rejas.

Además de esta caída del 20% respecto a la población reclusa confinada en la que fuera la primera prisión de máxima seguridad de España, lo que más sorprende es como en una cárcel se puede poner de manifiesto tan claramente el envejecimiento de la población.

Si se agrupa a los presos por edades se constata que el 75% de los condenados están por encima de los 30 años y que el grupo más numeroso es el de reclusos entre los 41 y 60 años, que cuenta con 138 integrantes. A estas cifras se pueden sumar la decena de presos mayores de 60 años, de los que seis son preventivos.

Por lo que se refiere al centro penitenciario de Alcázar de San Juan, ahora mismo está ocupado por 80 reclusos de los que sólo uno es preventivo. Del resto, 51 cumplen condena por primera vez y los otros 29 son reincidentes, número que traducido a porcentajes indica que los más novatos superan el 63%. Estos números están muy por encima de la correlación entre presos primarios y reincidentes que existe en las cárceles de Castilla-La Mancha, donde el total de penados que cumplen condena por primera vez ronda el 53%. En el caso de Herrera los números están totalmente equilibrados, ya que hay 174 presos condenados por primera vez por otros 174 que ya habían estado a la sombra con anterioridad.

Condenas y nacionalidad

En Alcázar hay 22 presos condenados a penas inferiores a tres años, 24 entre tres y ocho años, 21 en el escalón superior, de ocho a 15, ocho entre 15 y 20 y 5 a más de 20 años de reclusión.

En Herrera hay 110 presos condenados a penas entre tres meses y tres años, 131 entre tres y ocho años, 56 entre ocho y 15, 25 entre 15 y 20 y 18 a más de 20 años de prisión. Respecto a la clasificación, en el penal manchego hay 12 presos en primer grado, el más restrictivo, 247 en segundo u ordinario, 63 en tercero o abierto y 26 sin clasificar, mientras que en Alcázar hay 67 presos en segundo grado, 9 en tercero y 4 sin clasificar.

Por lo que se refiere a la nacionalidad, en la cárcel alcazareña cumplen condena 17 reclusos extranjeros y en la de Herrera 95, casi la cuarta parte de los penados; en los penales de la región cumplen condena 534 presos no españoles. En 2010 en Alcázar había diez reclusos extranjeros y en Herrera 112.

 

(...)

 

TEXTO COMPLETO EN FICHERO ADJUNTO.

 

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona