Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

La unificación de escalas, «la gran chapuza» de la Administración

23 de mayo de 2016

La escasa plantilla femenina y la obligatoria presencia de mujeres en el cacheo a internos de su mismo sexo dificulta que puedan disfrutar de sus permisos

LA RIOJA.COM (C.N., LOGROÑO).- La situación general de los funcionarios de prisiones se agravó para las mujeres en el 2007. La unificación de escalas les daba la puntilla y en el afán de la Administración de afilar más el lápiz, una ley hecha para acabar con la discriminación se está convirtiendo en discriminatoria, al menos, en el centro penitenciario de Logroño.

Tal es así que la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones planteó ante la sala de lo Contencioso-Administrativo un recurso para la protección de los derechos fundamentales, porque entendía que en el caso de las 12 mujeres de entre los 103 empleados del servicio de vigilancia del centro penitenciario se estaba vulnerando el artículo 14 de igualdad.

Pese a que el recurso ha sido rechazado por un defecto de forma, desde el sindicato APFP se asegura que insistirán en él, si es preciso por la vía normal de lo Contencioso Administrativo, y no por la de protección de los derechos fundamentales porque la unificación de escalas «ha sido la gran chapuza», insisten.

Y es que la escasísima cobertura de los puestos de trabajo del servicio de vigilancia interior del centro penitenciario de Logroño por personal del sexo femenino y la necesidad de que en todos los turnos haya por lo menos una funcionaria que asegure la realización de determinadas tareas, como el cacheo a las reclusas cuando sea necesario, imposibilita en muchas ocasiones que puedan pedir cambio de turno o permiso para atender a un familiar enfermo. Al final, una ley promulgada en el 2007 para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres ha acabado generando desigualdad entre sexos.

Aunque en el 2008 se aprobó un Real Decreto para corregir la previsible colisión del derecho a la igualdad de hombres y mujeres con el derecho a la igualdad e intimidad de las personas internadas, el momento actual, de escasos recursos económicos ha imposibilitado que se solucione esta cuestión mediante contratos que compensen el desequilibrio entre hombres y mujeres funcionarios.

La consecuencia es que la concesión de la solicitud del ciclo de vacaciones, moscosos, compensación de festivos a los funcionarios del sexo masculino, únicamente depende de que el servicio esté cubierto, porque dada la composición mayoritaria masculina del cuerpo, la presencia de funcionarios de ese sexo siempre está asegurada. Sin embargo, la concesión de la solicitud de vacaciones y demás a las funcionarias, no sólo dependen de que esté cubierto el servicio, sino de que haya otra mujer en ese turno, circunstancia que al contrario de lo que les ocurre a sus compañeros hombres, es muy difícil que se cumpla.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona