Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Los permisos, en regla

4 de abril de 2016

La detención de dos funcionarios de prisiones acusados de aceptar sobornos de presos a cambio de favores abre el debate sobre si el proceso para autorizar las salidas de los internos es correcto

DIARIO DE JEREZ – (JULIA ALARCÓN).- A raíz de la detención de dos funcionarios de prisiones del Centro de Inserción Social (CIS) de Jerez y de Puerto III, ambos acusados de aceptar sobornos por parte de los presos a cambio de gestionar de manera irregular ciertos privilegios en sus salidas, se ha abierto un debate sobre la idoneidad y el correcto funcionamiento del sistema a partir del cual se otorgan (o no) los permisos penitenciarios a los internos. Es decir, la pregunta que se planeta es: ¿los trabajadores arrestados son dos garbanzos negros dentro de un procedimiento minucioso y multidisciplinar que marcha según lo previsto por la ley o, por contra, el proceso es susceptible de ser mejorado en determinados aspectos de manera que se eviten casos de corrupción dentro de las cárceles? 

Manuel Estrella, el recién reelegido presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz, lo tiene claro. Los permisos de salida -como elementos claves del tratamiento penitenciario- siguen "un control exhaustivo", por lo tanto, "la legislación es más que correcta".

El máximo responsable del tribunal gaditano aclara que "los permisos son un paso previo al cumplimiento de semilibertad y puesta en libertad definitiva". Especifica que se conceden "de forma estricta, mediante acuerdos de las Juntas de Tratamiento de los centros, en las que se analizan muchos factores, tales como el tiempo de pena cumplido (mínimo, un cuarto de la misma) y la lejanía en el licenciamiento definitivo, el tipo delictivo cometido, las circunstancias socio-familiares, factores de riesgo del mal uso del permiso y evasión, reincidencia, drogodependencia, conducta penitenciara...". Estrella señala además que en estas juntas intervienen "juristas, técnicos, asistentes sociales y psicólogos de prisiones", de manera que la adjudicación de un permiso penitenciario no se trata de una decisión aislada ni unipersonal.

"No puedo objetar nada al sistema legal vigente en esta materia", asevera tajante Manuel Estrella. 

Comparte opinión con el presidente de la Audiencia Ignacio Morales, fiscal especialista en Vigilancia Penitenciaria. Bajo su punto de vista, "el procedimiento técnico por el que se conceden los permisos a los presos es un sistema muy minucioso que funciona razonablemente bien y que además es llevado a cabo por unos profesionales que desempeñan una gestión honrada y colegiada". 

Morales reflexiona sobre la elevada población reclusa gaditana y el equipo de funcionarios que trabaja con ella. "La provincia cuenta con cinco centros (Puerto I, Puerto II, Puerto III, Botafuegos y el CIS de Jerez) que aglutinan a un elevado número de reclusos, más de 3.000, lo que lleva aparejado una comunidad funcionarial igualmente extensa". Por eso -entiende- "puede ocurrir que, dentro de dicha colectividad, algún trabajador se aproveche de su posición de superioridad frente a un interno, una persona mucho más vulnerable por sus circunstancias". En ese sentido, el fiscal plantea un ejemplo: "Podría darse el caso de que un funcionario vendiese a un interno un supuesto poder, una hipotética influencia a la hora de gestionar permisos, haciendo uso de una información privilegiada, cuando en realidad no es así, pues, hasta qué punto una única persona puede tomar este tipo de decisiones".

Morales insiste: "Un permiso penitenciario no es cualquier cosa, se deja en la calle a alguien que ha cometido un delito; por eso el mecanismo por el que se obtienen determinados derechos por parte de los presos requiere de un estudio minucioso y detallado. Es difícil pensar que un único funcionario pueda ejercer tanta influencia entre los reclusos".

El fiscal especialista en Vigilancia Penitenciaria incide en la misma idea que Estrella respecto a los numerosos aspectos y parámetros que son estudiados por los especialistas a la hora de convenir determinadas licencias a presos: el tipo de delito, la trayectoria tratamental del interno, el entorno social donde va a disfrutar del permiso, la evolución favorable en drogodependencia...

"El informe es riguroso y multidisciplinar, y cuenta con los votos favorables de los distintos miembros de la Junta de Tratamiento. Además, dicho expediente se remite al fiscal y cuenta, como paso final, con el visto bueno del juez, que es el que decide en última instancia".

Valoración, redacción del informe, remisión al fiscal y orden del juez. Estos son, a grandes rasgos, los pasos a seguir para alcanzar un permiso penitenciario. Ahora bien, pueden ocurrir otros supuestos: que el fiscal recurra la decisión; que el juez deniegue la salida; o que incluso la Junta de Tratamiento rechace el permiso y que el preso recurra.

A modo de conclusión, Ignacio Morales dice que "el sistema penitenciario español es bien intencionado y abarca un amplio espectro reinsertivo, que no punitivo, lo que no quiere decir que no haya margen de error".

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona