Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Una reclusa convence a la Audiencia de Granada con un recurso a mano y sin letrado

21 de marzo de 2016

Logra que le absuelva de una falta de respeto a dos funcionarios de la cárcel de Albolote (Granada)

GRANADA HOY- (Y.H.).- Escribió a mano su recurso. Lo redactó ella misma, sin la ayuda de un letrado, y lo dirigió a la Audiencia Provincial de Granada. El manuscrito presentaba los defectos lógicos de alguien lego en Derecho, pero ha alcanzado lo que muchas apelaciones perfectamente estructuradas y planteadas no consiguen: prosperar. La remitente, una reclusa del Centro Penitenciario de Albolote, ha logrado dar la vuelta a un asunto en el que además no lo tenía nada fácil, dado el peso que confería a los denunciantes su condición de funcionarios de la cárcel.

A la interna, que estuvo cumpliendo condena por otro asunto y está en libertad desde junio del año pasado, un juzgado de Instrucción de la capital le había impuesto una multa de 40 euros como "autora criminalmente responsable de una falta de ofensa a agentes de la autoridad". El motivo: supuestamente haberse dirigido a dos funcionarios el 5 de diciembre de 2014, tras el reparto de la cena, y haberles dicho desde su celda: "Entrad y pegadme, cabrones (sic), que tengo familia en la calle que os va a matar a alguno... Cuando salga os conozco y voy a matar a alguno de vosotros, hijos de puta (sic)".

Han sido los magistrados de la Sección Segunda quienes recibieron el recurso manuscrito de la mujer, que lo interpuso "en legal forma" y solicitó que se dictara otra sentencia absolutoria en su favor. El tribunal analizó entonces el caso y determinó "no" aceptar el relato de hechos probados del fallo que condenó a la presa por existir una fecha tachada en la principal prueba de cargo: el parte en el que se recogió la incidencia.

En su resolución, dictada el 21 de diciembre, la Audiencia subraya que pese a que su recurso "adolece de algunos defectos expositivos", estos no impiden sin embargo "comprender que lo que reclama es la revocación del fallo", a lo cual accede. Y lo hace por entender "que la única prueba de cargo contra ella presentada adolece de las condiciones necesarias para destruir la presunción de inocencia de la acusada con las garantías de certeza que demanda la protección constitucional de este derecho fundamental".

La Audiencia explica que el parte de incidencias presentaba "una extraña rectificación" en la fecha de emisión. Se había "tachado" la originalmente impresa de 19 de noviembre para sobrescribir a mano la que se correspondía con la indicada por el Jefe de Servicios en el informe al director del Centro como de ocurrencia del suceso: el 5 de diciembre siguiente.

La Audiencia resalta "lo garrafal" del error de la fecha "por la importancia que este tiene, habida cuenta de su valor como denuncia, aunque fuera a efectos de disciplina penitenciaria", contrariando así "el rigor exigible en la identificación temporal de los hechos en cuanto podían comprometer la defensa de la interna denunciada". 

En su recurso, la interna atribuyó el parte de incidencias a "una represalia" por dos denuncias que su madre había puesto, en su nombre, contra esos funcionarios y otros por presunto "maltrato y lesiones". Esas denuncias fueron formuladas el 18 de octubre y el 11 de noviembre de 2014 ante la Policía y en el Juzgado de Guardia. Sobre esas alegaciones, la Audiencia dice que "coinciden en su totalidad con las manifestaciones de descargo que expuso durante su declaración en juicio". En este punto, recuerda que frente a "la serena ratificación de la denuncia por los funcionarios" el juez no dio "ningún valor" a la versión de la ya expresa, que sostuvo que "todo fue una invención en venganza por las denuncias precedentes contra ellos, cuya fecha no conocían". 

Fuentes de la Prisión han confirmado que la reclusa ya no está en Albolote desde mediados de 2015 y señalaron que, efectivamente, se escribió 5 de diciembre a mano "para corregir la fecha del modelo en el ordenador".

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona