Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Los presos de la cárcel de La Torrecica (Albacete) disfrutaron de más de 4.000 permisos en 2015

1 de febrero de 2016

Las salidas de los internos crecieron más de un 20% en el último año, especialmente las realizadas en fin de semana

LATRIBUNADEALBACETE.ES- (JOSECHU GUILLAMÓN).- Los 293 internos del Centro Penitenciario de Albacete disfrutaron de 4.185 permisos durante el año 2015, esto supone un crecimiento del 20,5%, con respecto al año 2014, cuando los presos de La Torrecica tuvieron 3.471 permisos.


Para el titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla-La Mancha, Antonio Moreno de la Santa Limia, el aumento de las salidas no se debe a ninguna razón en concreto, sino a que simplemente un mayor número de internos cumplían las condiciones para ello.


Si nos referimos al tipo de salidas, hay que señalar que 1.172 del total se deben a permisos ordinarios (que les corresponden a los presos por el hecho de serlo), de los que se beneficiaron 172 internos.


Hay que destacar que los internos clasificados en segundo grado pueden llegar a disfrutar de un total de 36 días al año y los clasificados en tercer grado de 48, siendo siete días el tope máximo de duración de cada permiso.


En cuanto a los permisos extraordinarios; que son aquellos que tienen un fin humanitario y que  buscan calmar la ansiedad del penado originada por graves acontecimientos familiares (fallecimientos o grave enfermedad de un familiar directo, alumbramiento de la esposa o incluso una boda); se han producido 70, de los que se han beneficiado 34 internos. De todas esas salidas, 59 de ellas han sido inferiores a 72 horas. Cabe destacar que este tipo de permisos ha crecido un 43% con respecto a 2014, aunque ha habido el mismo número de beneficiarios.


En cuanto a las salidas de fin de semana, que son únicamente para los penados clasificados en tercer grado, en cualquiera de sus modalidades, el año pasado se produjeron 2.943, frente a las 2.296 de 2014, lo que implica un aumento del 28,17%.


Cabe señalar que de los 4.185 permisos que se concedieron en 2015, sólo en dos de ellos los presos no regresaron a la prisión, al igual que en 2014, algo que según el juez de vigilancia penitenciaria es un síntoma del buen trabajo que se realiza a la hora de conceder los permisos. «Los resultados son bastantes buenos, hay muy pocos quebrantamientos. Si tu quieres que el interno esté en contacto con el exterior, le tienes que ir concediendo permisos y eso lleva un riesgo. Normalmente se estudian mucho las concesiones de permisos, para que los riesgos de quebrantamiento sean mínimos, la prueba es que de más de 4.000 permisos, sólo se han quebrantado dos».



Libertad condicional. En lo que a libertades condicionales se refiere, en 2015 el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria concedió 145 a los internos de La Torrecica, de las cuales dos fueron revocadas.


Aunque el número de libertades condicionales concedidas ha descendido un 13,17%, con respecto a 2014, lo cierto es que las cifras son positivas, ya que también se ha rebajado notablemente el número de revocaciones, concretamente un 71,4%, al pasar de siete a dos, lo cual es una muy buena noticia.


Sin embargo, aunque ha bajado mucho el número de presos que ha violado la condicional, lo cierto es que el aumento de las sanciones de aislamiento en celda han crecido más del doble, concretamente un 145%, ya que se ha pasado de los 11 casos de 2014, a los 27 de 2015.


En cualquier caso, ninguna de estas sanciones ha sido superior a los 14 días de aislamiento.


Según Antonio Moreno de la Santa, este aumento puede deberse a razones coyunturales. «Normalmente en La Torrecica puede que haya dos o tres internos muy conflictivos. Si en un momento determinado coinciden tres o cuatro y hacen cuatro o cinco cosas graves, pues resulta que se juntan las sanciones de aislamiento que hacen. Puede ser que hayan coincidido tres o cuatro muy conflictivos, porque hechos muy graves no ha habido».


Generalmente, cuando esto sucede, lo normal es que alguno de estos presos termine en Herrera de la Mancha (Manzanares).


En cuanto al por qué de estas sanciones, «normalmente se deben a episodios de violencia, bien hacia otros internos o bien hacia los propios funcionarios. Normalmente cuando un interno hace algo, hay un sistema disciplinario dentro de las cárceles, que clasifica las faltas en leves, graves y muy graves. Sólo las muy graves, como cuando el interno ha desarrollado violencia grave, son sancionables con aislamiento en celda. Es la sanción más grave, dentro del derecho sancionador penitenciario».


Por otra parte, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria también es el encargado de recoger las quejas de los internos, que el año pasado en La Torrecica fueron 254, frente a las 217 del año anterior, lo que implica un aumento del 17%.


Según Moreno «hay de todo, hay quejas porque tardan en dar una televisión o una medicina, porque no se ha permitido una comunicación, porque no conceden un cambio de celda o una segunda almohada o porque se ha hecho un cacheo integral injustificado. Que se quejen no significa que siempre tengan razón».

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona