Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Cáceres quiere recuperar la cárcel vieja

29 de enero de 2016

La Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios lo tiene a la venta, pero figura como bien protegido en el PGM

HOY.ES/CÁCERES – (MANUEL M. NÚÑEZ).- El Ayuntamiento quiere recuperar la cárcel vieja. El Gobierno local gestiona con la Delegación de Economía y Hacienda en Cáceres la fórmula para materializar una operación que concluiría con la antigua prisión en manos del Consistorio. Queda definir si eso es posible y, en ese caso, qué uso se le daría. En el Ejecutivo de Elena Nevado admiten que los contactos acaban de iniciarse por lo que es pronto para avanzar posibles proyectos. Eso sí, confirman que se ha solicitado una «cesión a título gratuito».

De hecho, ya ha habido una respuesta inicial por parte de la delegada de Hacienda. En principio, se hizo ver al Ayuntamiento que a quien debía dirigirse para obtener esa cesión es a la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios S. A. (SIEP). Se trata de una sociedad estatal que se creó en 1992 con el objetivo de construir y equipar centros penitenciarios. También se ocupa de amortizar viejas instalaciones. La SIEP, según se puede comprobar en su página oficial en Internet, tiene en su oferta inmobiliaria la antigua cárcel cacereña. En su ficha se incluyen todos los detalles. Se destaca que el «inmueble de la antigua prisión provincial», en la avenida Héroes de Baler, tiene una edificabilidad total de 11.040 metros cuadrados y una superficie de suelo de 10.300. Es «suelo urbano no consolidado», incluido en el área de planeamiento especifico 17-03 del Plan General Municipal (PGM). También se añade que figura en el actual plan de urbanismo como «edificio catalogado y calificado como equipamiento municipal».

El centro penitenciario Cáceres I es, por tanto, uno de los bienes protegidos, con su cubierta «inclinada tipo pabellón» y su «teja cerámica curva». Tiene una protección estructural, con limitaciones de posibles cambios en cuanto a organización interna, fachada, cubierta... Aunque la SIEP lo tiene en venta no menciona precios sobre el inmueble y su zona aledaña. Los interesados deben dirigirse directamente a dicha sociedad estatal para informarse sobre el valor de tasación.

«Primero hay que ver cómo está aquello», subrayan en el equipo de Gobierno. Esa referencia tiene relación con el abandono del inmueble, que dejó de ser utilizado con la apertura del Centro de Integración Social (CIS) en 2009. Las fuentes consultadas en Hacienda reconocen que el Ayuntamiento se ha mostrado muy interesado en obtener ese espacio, por lo que para agilizar el procedimiento se le ha instado a que facilite la documentación necesaria. No es posible aún, indican, hablar de plazos aunque el Consistorio deberá «definir la finalidad que va a darle». Desde Hacienda ya se ha enviado una notificación oficial.

A la puerta de la cárcel vieja, hoy prácticamente abandonada, se mantiene el cartel de prohibido el paso. Se recalca que es una «propiedad privada» y aparece otra leyenda: Ministerio del Interior. En 2009, la entonces alcaldesa Carmen Heras avisó de la posibilidad de que el inmueble fuese derribado para construir pisos. El Estado pedía entonces que se cumpliese lo acordado en un convenio de 1992, que se mantuviese la edificabilidad y se eliminase la protección del inmueble. Ese convenio planteaba construir viviendas cuando concluyese el uso penitenciario.

El Ayuntamiento dijo no. Desde entonces, se ha mantenido el olvido y se han sucedido todo tipo de propuestas para ese espacio. Desde rehabilitarlo (algo complicado por el alto coste) a la construcción del Palacio de la Música y las Letras que anunció el alcalde José María Saponi en 2006. La alternativa de la piqueta también ha estado muy presente.

Los terrenos fueron cedidos y el Ayuntamiento aportó una subvención de 125.325,8 pesetas para el inicio de las obras, que arrancaron en 1934 con Antonio Canales. Tres años después el histórico alcalde fue encarcelado allí.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona