Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

¿Por qué la Justicia española cambia 9 años de cárcel a unos ladrones por su expulsión?

18 de diciembre de 2015

Una banda de georgianos que asaltaba casas ha acordado con la Justicia española no volver a España para evitar penas de hasta 9 años de prisión. La ley permite estos trueques que los policías consideran absurdos y contraproducentes: “Normas así atraen más delincuentes”, vaticinan.

LA INFORMACION (JUAN BOSCO MARTÍN ALGARRA).- Parece sorprendente pero es real: la Audiencia Provincial de Sevilla ha preferido cambiar a unos delincuentes sus penas de hasta nueve años de cárcel por la expulsión de España.

Se trata de una banda georgiana de 20 miembros dedicada a asaltar y robar casas en la provincia de Sevilla y otras ciudades. De ellos, 15 serán expulsados y otros cinco tendrán que pagar una multa de 2.700 euros cada uno.

La sección cuarta de la Audiencia condenó esta semana a los georgianos por delitos de robo con fuerza en casas, incluso habitadas, receptación y falsedad en documento oficial. Los georgianos actuaban coordinados con ciudadanos de Europa del este que ya estaban establecidos en España, “incluso con permisos de residencia y trabajo”.

MÉTODOS MUY SOFISTICADOS

La banda operaba con métodos muy sofisticados, algunos de ellos desconocidos en España. Tras vigilar la vivienda y constatar la ausencia temporal de sus moradores, introducían moldes en las cerraduras de las casas que vigilaban para fabricar copias de llaves mediante unatecnología avanzada.

Una vez lograda la llave, se introducían en el domicilio y desvalijaban todo lo que encontrasen de valor: joyas, dinero en efectivo, móviles, tablets, ordenadores, televisiones…

La banda era sumamente organizada y profesional. Tenían un código de conducta y formas de identificar a sus miembros, que estaban jerarquizados. Llegaron a enviar transferencias a su país por valor de casi 140.000 euros. Desde que fueron detenidos en julio del año pasado, los robos en Sevilla disminuyeron un 40 por ciento.

Con semejante currículum delictivo, ¿por qué la Justicia española prefiere expulsarlos a mandarlos a prisión?

"QUITARSE DE ENCIMA A TÍOS PELIGROSOS"

“Normas así atraen a más delincuentes. Son los mismos georgianos que mañana volverán a entrar a seguir delinquiendo”, apuntan fuentes del Sindicato Unificado de Policía. “Claramente no es una sentencia acertada”.

Según explica el abogado de Legálitas, Nicolás Lerma, el artículo 89 del código penal permite que el juez o tribunal pueda sustituir la pena de forma parcial o total por la expulsión del país, cuando se trata de una pena superior a los cinco años de prisión.

Normalmente se les expulsa solo del país donde ha cometido el delito. Si el delincuente tiene la nacionalidad de algún Estado de la zona euro, puede establecerse en esos países o circular libremente por ellos.

Desde Legálitas explican que no es común que se decreten expulsiones de delincuentes que han sido condenados a penas tan elevadas.

Hay jueces que estiman que lo más conveniente es “quitarse a quince tíos peligrosos de España”, explican desde el Sindicato Unificado de Policía, porque saben que en pocos años van a empezar a disfrutar de beneficios penitenciarios y vuelven a la calle. Es una forma drástica de garantizarse que no vuelvan al país, aunque la falta de control en las fronteras europeas no impide que puedan regresar con relativa facilidad.

SIN REEDUCACIÓN SOCIAL O REINSERCIÓN

“Muchas veces lo que hacen es enviar a otro tipo de gente”, explican los policías. Efectivamente, la investigación descubrió que miembros de la banda actuaban coordinados desde otras ciudades e incluso desde otros países.

Desde el SUP piden que actividad penitenciaria sea preferente sobre la política de extranjería. “Cuando la pena es superior a cinco años se debe acordar el cumplimiento de toda la pena o al menos parte de ella”, apuntan.

Los policías creen que para cumplir la función del sistema penitenciario, que es la reinserción, los delincuentes condenados a penas de prisión no deberían  dejar de pasar por ella. “Si no ingresan en prisión, no habrá reeducación social ni reinserción”. Proponen que si no quieren entrar en cárceles españolas, cumplan la pena en las prisiones de su país.

El SUP prevé que a esta banda organizada le resulte sencillo eludir el control fronterizo de los países que conforman el territorio Schengen. “Probablemente en dos años nos encontraremos una nueva banda organizada”.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona