Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Trashorras, «aliviado al poder despedirse de su madre», enferma terminal

30 de noviembre de 2015

El exminero condenado a 34.715 años de cárcel por los atentados del 11-M disfrutó de un permiso especial para viajar a Avilés a su piso familiar.

EL COMERCIO (OLAYA SUÁREZ).- José Emilio Suárez Trashorras, el condenado sobre el que ha recaído la mayor pena dictada hasta el momento en España –34.715 años por facilitar los explosivos para el atentado del 11-M en Madrid– ha podido disfrutar de su primer permiso penitenciario. El motivo «extraordinario» que llevó al juzgado central de Vigilancia Penitenciaria a concederle la autorización que le permitió abandonar durante cinco horas la prisión del Dueso, en Cantabria, fue la grave enfermedad irreversible que sufre su madre.

Según explicó su abogado, Francisco Miranda, Suárez Trashorras se encuentra «un poco aliviado por haber podido despedirse de su madre», si bien su estado anímico «es el propio de una persona que tiene a su madre es un estado de salud muy delicado y en una situación que no tiene vuelta atrás». El permiso fue inicialmente denegado por el propio centro penitenciario, si bien el recurso interpuesto ante el juzgado de Vigilancia Penitenciaria falló a favor del exminero avilesino, con el visto bueno de la fiscalía. Las mismas fuentes precisaron ayer que se solicitará otro permiso especial en caso del fallecimiento de la madre para que pueda acudir al funeral, que previsiblemente se celebrará en Avilés.

Precisamente fue allí, en el domicilio familiar de la calle de Llano Ponte, donde José Emilio Suárez Trashorras permaneció hace dos semanas por espacio de una hora, custodiado por la Guardia Civil. Se da la circunstancia de que fue apenas dos días antes de los atentados yihadistas de París. En 2007 la Audiencia Nacional lo condenó a 34.715 años de prisión por facilitar los explosivos con los que los terroristas islámicos mataron en Madrid en 2004 a 191 personas.

El exminero ha pedido varias veces perdón a las familias de las víctimas, admitiendo que él quien proporcionó a los autores de la masacre la dinamita goma-2 robada en Mina Conchita, que luego se utilizó para fabricar las bombas que estallaron en los cuatro trenes. En el recurso presentado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para intentar que le reduzcan la condena, argumentó que si bien había sido él quien les había dispensado los explosivos, desconocía el uso que le iban a dar. «Me dijeron que utilizarían la dinamita para hacer volar joyerías y comercios», dijo entonces. Está considerado cooperador necesario en la matanza.

Los principales acusados por el 11-M fueron juzgados por el Código Penal de 2003, que eleva a 40 años el límite máximo de cumplimiento efectivo de las penas, pese a los miles de años a los que fueron condenados por 191 delitos de asesinato terrorista y 1.991 en grado de tentativa por los heridos en la masacre.

Según aquella reforma legal, en los casos de delitos de terrorismo o cometidos por miembros de organizaciones criminales, el juez de vigilancia penitenciaria podrá acordar la concesión de un tercer grado cuando quede por cumplir una quinta parte del límite máximo de la condena impuesta, es decir 32 de los 40 años. Y podrá acordar la concesión de la libertad condicional cuando quede por cumplir una octava parte del mencionado límite, esto es 35 de los 40 años. Trashorras saldrá del Dueso en 2044, con 68 años de edad.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona