Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

El juez revoca el tercer grado penitenciario al exconseller Ausàs

19 de noviembre de 2015

EL ECONOMISTA - EFE.- El juez de vigilancia penitenciaria de Lleida ha estimado el recurso interpuesto por el Fiscal contra la concesión del tercer grado por parte de Servicios Penitenciarios al exalcalde de La Seu d'Urgell y exconseller de la Generalitat Jordi Ausàs, condenado por contrabando de tabaco.

Ausàs fue condenado el pasado mes de junio a 4 años de cárcel y al pago de una multa de 195.000 euros por pertenecer a una banda que se dedicaba al contrabando de tabaco y ahora, en un auto contra el que cabe recurso de apelación, el juez le recalifica de forma inmediata en el segundo grado de tratamiento.

En su auto, recuerda que la Fiscalía interpuso recurso contra dicha clasificación atendiendo a que la estimaba prematura, ya que el ex conseller ingresó en prisión el 25 de junio y se le concedió el tercer grado el 25 de septiembre, solamente tres meses después, y a que el penado no ha pagado la multa que se le interpuso en concepto de responsabilidad civil.

Señala el juez asimismo que Servicios Penitenciarios acordó concederle el tercer grado, y después mantenérselo en una segunda resolución, atendiendo a "la escasa entidad de la pena, la ausencia de nuevos registros delictivos, sentimiento de culpa y vergüenza del penado, ingreso voluntario en prisión, efecto intimidatorio de dicho ingreso y pago de la responsabilidad civil".

Destaca asimismo el hecho de que esta decisión se tomó a pesar de que la junta de tratamiento de Ponent, la prisión en la que se encuentra Ausàs, propuso que se le concediera el segundo grado y no el tercero, atendiendo su conducta en la cárcel.

Así, la junta de tratamiento argumentó que "el penado necesita mayor interiorización de su responsabilidad, conciencia del delito fiscal, aceptación de su integración en un grupo organizado (que niega, como ya lo negó durante la causa y recurso de casación), necesidad de que esté alejado del núcleo familiar, ya que ha podido actuar como elemento de presión de la conducta desviada y adquirir conciencia de la trascendencia que supone ser un alto cargo de la administración".

Al respecto, el juez de vigilancia penitenciaria considera en primer lugar que Servicios Penitenciarios debería haber realizado un mayor esfuerzo motivador de la clasificación de Ausàs en el tercer grado "para alejar toda sospecha de arbitrariedad" en la decisión final, "esfuerzo que no se observa, sin que haya explicación de las razones por las que se aleja de la propuesta de la junta de tratamiento".

El juez señala además en su auto que comparte con el Ministerio Fiscal que la conclusión de que la clasificación directa en tercer grado supone en la práctica un vaciamiento de la pena de prisión. "La conducta del penado debe valorarse como muy grave y exige que la respuesta penitenciaria sea adecuada", señala el juez.

En este punto, el juez recuerda que Ausàs "es autor de un delito continuado de contrabando en grupo criminal, que ha generado enormes perjuicios a la hacienda pública y que para su descubrimiento se tuvieron que emplear importantes medios personales y tiempo".

Asimismo, considera que la gravedad de la conducta delictiva se aprecia también por razón de autor. "(Ausàs) Ha ocupado distintos cargos políticos de elevada responsabilidad y retribución económica: parlamentario, alcalde de pueblo fronterizo con Andorra y ni más ni menos que miembro del Govern de la Generalitat", destaca el juez.

El juez también da importancia al alto importe defraudado y al perjudicado (la hacienda pública), y a su pertenencia a un grupo organizado, formando parte de "una auténtica trama para defraudar al Estado español, que ha minado las bases más elementales de su estructura económica, como es el sistema impositivo".

Por otro lado, el juez rechaza por insuficientes cada una de las razones argumentadas por Servicios Penitenciarios para concederle el tercer grado, pues dice que no ingresó en prisión voluntariamente, sino que evitó su ingreso forzoso por la fuerza policial y resta importancia al supuesto sentimiento de culpa y vergüenza de Ausàs y, por el contrario, recuerda y expone que "el penado ni siquiera haya respondido suficientemente a la responsabilidad civil impuesta".

"Ningún gesto indemnizatorio ha realizado este penado desde junio de 2014 hasta junio de 2015 y es inadmisible que un ex alto cargo público que ha sido retribuido por las arcas públicas no tenga clara conciencia de devolver lo que ha defraudado", señala el juez, para quien "la concesión de un tercer grado a penados con responsabilidades civiles pendientes es un fraude de ley".

Por último, el juez argumenta que en casos de "delincuencia de cuello blanco", como la de Ausàs, la actitud del penado también debe tenerse en cuenta. "Su actitud parece más de sorpresa por la trascendencia penal de su actuación que una responsabilidad real por su conducta. La actitud del penado es habitual en este tipo de delincuencia normalizada y se ve ratificada en su escrito de recurso, donde pretende dar una imagen prosocial y de normalidad de sí mismo y de su vida exterior", destaca el juez.

Por todo ello, el juez revoca la clasificación de Ausàs en el tercer grado de tratamiento y ordena que se aplique de forma inmediata por la administración penitenciaria, de manera que el exconseller dejará de salir los fines de semana de prisión, como ha venido haciendo en las últimas semanas.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona