Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Instituciones Penitenciarias deniega otra vez el tercer grado a Julián Muñoz

20 de octubre de 2015

Prisiones acuerda realizar un «seguimiento permanente» de su enfermedad para revisar su situación carcelaria «si se produce un agravamiento».

DIARIO SUR (JUAN CANO).- Julián Muñoz tendrá que seguir esperando el ansiado tercer grado que le permita cumplir lo que le resta de condena en semilibertad. Instituciones Penitenciarias le ha confirmado que, de momento, continuará en segundo grado salvo que su estado de salud empeore, en cuyo caso podrá ser revisado nuevamente por la junta de tratamiento de la cárcel de Alhaurín de la Torre, donde se encuentra recluido.

La resolución de la dirección general de prisiones se le notificó el pasado día 8 de octubre, aunque está fechada el 22 de septiembre, precisamente el mismo día que Julián Muñoz fue asistido por una ambulancia del 061 debido a una dolencia en el pecho que le sorprendió en el patio de la cárcel. Se le trató durante más de tres horas y se optó por mantenerlo en el módulo de enfermería en lugar de trasladarlo al hospital.

Al día siguiente, 23 de septiembre, Julián Muñoz entregó en el registro de la prisión un documento de su puño y letra donde solicitaba ser revisado de nuevo por la junta de tratamiento ante las enfermedades «graves, incurables, generativas e irreversibles» que padece. En su escrito, tal y como informó SUR (ver edición del 10 de octubre), el exalcalde de Marbella pedía desesperadamente el tercer grado: «[...] Ante el riesgo de que pueda sufrir algún evento fatal para mi vida en cualquier momento, es decir, mi muerte en la cárcel».

Apenas 48 horas después de presentar aquel documento, volvió a sentir dolor en el pecho –«como si me atravesaran con una lanza», describió a su hija Elia– y fue trasladado al Hospital Clínico Universitario, donde se le sometió a un doble cateterismo y permaneció ingresado durante 10 días. Al recibir el alta médica, regresó al centro penitenciario de Alhaurín de la Torre.

LA NEGATIVA POR RESPUESTA

Tras su vuelta a prisión, Muñoz se encontró, de nuevo, con la negativa por respuesta (aunque se refiere a un recurso anterior, no al manuscrito que presentó el 23 de septiembre). Instituciones Penitenciarias considera que «de la conducta global del interno no se desprende una evolución suficientemente favorable, por el momento, que permita inferir una capacidad para llevar en lo sucesivo un régimen de vida en semilibertad».

Para llegar a esta conclusión, la dirección general de prisiones se apoya asimismo en los criterios de la resolución por la Sección Tercera de la Audiencia, que el 27 de agosto revocó el tercer grado que previamente le había concedido el juez de Vigilancia Penitenciaria. El tribunal reconoce que su enfermedad es grave e incurable, pero no terminal, y argumenta que su capacidad delictiva permanece «intacta» al entender que sus patologías le afectan físicamente, pero no le limitan intelectualmente. La Fiscalía, cuyo recurso estimó la Audiencia, también subrayó la lejanía de la fecha de cumplimiento del medio centenar de condenas ya firmes, que se sitúa en el año 2026.

No obstante, Instituciones Penitenciarias deja una puerta abierta a la obtención de la semilibertad por «razones humanitarias» a la que aspira Muñoz. «Será preceptivo el seguimiento permanente de la enfermedad del interno y, si se produce un agravamiento, podrá elevarse, vía fax, una nueva propuesta», recoge literalmente la resolución de Instituciones Penitenciarias. El letrado Antonio García Cabrera, de Lemat Abogados, que representa a Muñoz en este asunto, insiste en que «ese empeoramiento ya se ha producido», por lo que apela a la «urgencia» de que se vuelva a revisar su caso en la próxima junta de tratamiento para «concederle el tercer grado».

En esta ocasión, la dirección general de Prisiones lo destina a «Málaga» como centro de cumplimiento, en lugar de Almería, como se le había asignado previamente.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona