Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

La apertura de la nueva prisión de Ceuta requerirá de 300 funcionarios más

26 de julio de 2015

Las obras de la nueva prisión de Loma Mendizábal están terminadas y recepcionadas por la administración.

EL FARO DIGITAL (ROCIO ABAD).- La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se está planteando una apertura “por fases” de la nueva prisión de Loma Mendizábal, infraestructura que ha sido ya recepcionada por la Administración, que ha adjudicado un contrato de mantenimiento de los servicios de la nueva cárcel mientras siga cerrada.

“Yo no me atrevo a poner fecha de su apertura”, confirmó el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull durante su intervención en el programa La Mañana de COPE Ceuta. “Estamos en ello, en que al menos se pueda abrir por fases, pero prefiero no poner una fecha porque no me la han dado en Madrid”. Y es que para que pueda funcionar con normalidad la prisión debería contar con unos 300 funcionarios adicionales a los que tiene el actual establecimiento penitenciario de Ceuta, la obsoleta prisión de Los Rosales. “No me atrevo a asegurar que esa gran inversión pueda funcionar el año que viene porque está condicionada por un factor que afecta a todas las administraciones en España, y es la limitación en cuanto a la dotación de personal”. Y es que en estos momentos la posibilidad de convocar plazas en las administraciones públicas está muy limitada a través de los Presupuestos Generales del Estado y por tanto eso es lo que impide la puesta en marcha de una instalación “tan grande como esa que va a necesitar muchísimo personal, además del ya existente en la prisión de Los Rosales”.

Esta nueva infraestructura el Ministerio de Interior, a través de Instituciones Penitenciarias, ha supuesto una inversión que ha superado los 120 millones de euros y que no ha estado exenta de polémica durante los últimos años. Se trata de un macrocomplejo carcelario que cuenta con varios minicentros residenciales conformados por servicios culturales, sanitarios, deportivos y productivos comunitarios. El nuevo penal tiene una superficie construida de 83.897 metros cuadrados y ocupada de 33.257. Contará con un total de 648 celdas residenciales y 152 complementarias, además de una enfermería con 64 camas. La capacidad de acogida que tiene hace pensar en que será punto de recogida de internos que se encuentran en prisiones de otros puntos del país.

La Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP) adjudicó hace más de seis años las obras de construcción e instalaciones de seguridad de la nueva prisión de Ceuta y su Centro de Inserción Social (CIS) a la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Corsan-Corvian Construcciones S.A., Isolux Ingeniería S.A. y Watsegur S.A. Al concurso se presentaron un total de 19 aspirantes para optar a un proyecto que finalmente se adjudicó por 82,6 millones de euros, excluyendo impuestos. Los doce edificios, a los que en 2013 se retiraron algunos equipamientos como la piscina, deberían haber abierto sus puertas, de acuerdo con las previsiones iniciales del Gobierno central, a finales del año pasado. Cuando esté plenamente operativo el complejo dará trabajo a 450 personas, entre funcionarios y laborales, más que la prisión actual. Tendrá unas 650 celdas y multiplicará por cuatro la capacidad de Los Rosales, que ronda los 250 internos. 

UN PROYECTO QUE NACIÓ CON POLÉMICA

La nueva prisión ha sido la obra que más polémica ha suscitado en Ceuta durante los últimos años, fundamentalmente por sus dimensiones. Algunos políticos, como el anterior delegado del Gobierno durante su etapa en el Congreso, y sindicatos tacharon en origen de "desorbitado" e inadecuado para una ciudad como Ceuta, con 80.000 habitantes y 19 kilómetros cuadrados de superficie. Su construcción generó en origen una polémica social que se ha ido apagando hasta desaparecer con el paso del tiempo.

Además, la prisión pasó por vicisitudes importantes durante su construcción, como la explosión que causó heridas en cinco trabajadores -uno de ellos falleció poco tiempo después- cuando estaban manipulando el material sobrante de unas voladuras donde se estaban realizando las voladuras para allanar el terreno de la obra. 

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona