Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

ENTREVISTA

Ir a la cárcel tras la reinserción: "¿Por qué justo ahora? Quiero seguir ayudando a mi gente"

18 de julio de 2015

Asociaciones del barrio madrileño de Lavapiés han impulsado un movimiento para pedir la absolución de Kiala Manta, condenado por robar unos perfumes en 2009 cuando tenía problemas de drogadicción y vivía en la calle. Tras pasar por varios centros de desintoxicación, logró salir adelante: ahora participa en colectivos sociales de defensa de los derechos de los migrantes. Colectivos como La Cruz Roja, el Samur Social, o el Centro de Atención a Drogodependientes (CAD) del Ayuntamiento han pedido la suspensión de su pena de seis meses.

EL DIARIO (GABRIELA SÁNCHEZ).- "Les aconsejo que no vayan por el mal camino, por el camino fácil. Que busquen ayuda. Pero buscar ayuda es tan difícil". Lo dice alguien que cometió graves errores, tardó en pedir auxilio, y cayó en un agujero desde el que todo parecía imposible. Tras 20 años atrapado en la drogadicción, que le empujó a la mendicidad y a varias prisiones, lo logró. Kiala Manta ha salido adelante, asegura. Forma parte de colectivos que apoyan a la población migrante en Madrid. Kiala está a punto de entrar en la cárcel por un robo cometido en 2009 cuando, indica, aún no había levantado la cabeza.

Tiene una sentencia firme que le condena a seis meses de cárcel y una multa de 4.500 euros por un delito de hurto y lesiones: intentó robar varios perfumes por valor de 150 euros en El Corte Inglés, según explica su defensa. Uno de los guardias de seguridad que le atraparon asegura que el congoleño le propinó un fuerte golpe en la mano. Kiala se desespera al contar su versión: "¿Cómo pude hacerlo si, cuando me pillaron, me agarraban y me agredían varios hombres?". Según afirma, el denunciante "tuvo que lesionarse" por uno de los "fuertes golpes" que, dice, le propinó. La justicia dio la razón a los agentes privados.

Sus compañeros de los colectivos sociales en los que ha participado han impulsado un movimiento en el barrio madrileño de Lavapiés contra su entrada en prisión. Cerca de 300 personas han firmado una petición online para apoyar al congoleño, a las que se suman "otras 300" que, según el colectivo MigraPies, han recogido a pie de calle. La Cruz Roja, el Samur Social, el Centro de Atención a Drogodependientes (CAD) del Ayuntamiento de Madrid, o la Parroquia de San Carlos Borromeo son algunas de las 30 asociaciones que han pedido también la suspensión de la pena de prisión.

"En aquel momento vivía en la calle, bajo el puente de Vallecas", recuerda Kiala en la sede de la cooperativa de economía social, Mbolo Moy Dole, que cofundó junto a otros compañeros años después. Antes del episodio que puede llevarle de nuevo a prisión, había intentado en repetidas ocasiones alejarse de la drogadicción, pero todas fracasaron. Cuando Kiala robó aquellos cuatro perfumes para venderlos en algún lugar, continuaba "en el fondo". Pero eso ya pasó, dice orgulloso. Su abogado ha solicitado la suspensión de la pena por desintoxicación y por el momento esperan la respuesta de la jueza del caso.

"Vivía en la calle, donde hay guetos que venden drogas. En la calle no puedo estar, la calle es un peligro para mí", repite varias veces a lo largo de la entrevista, recordando aquella época. "Lo había intentado dejar solo. Tenía voluntad pero es complicado", cuenta una hora antes de celebrarse una de las asambleas de la cooperativa.

Llegó a España en 1984. Su país, República Democrática del Congo, sufría la dictadura de Mobutu, acusado de graves violaciones de derechos humanos. "Mi padre había sido amenazado varias veces; yo no, pero sabía que no podía desarrollar la vida a la que aspiraba". Era funcionario sin problemas económicos, cuenta Kiala, pero decidió tratar de conseguir la libertad anhelada en Europa. Viajó en avión a Roma, después a Madrid, donde pidió protección internacional. Su solicitud fue admitida a trámite, lo que le concedía el derecho de obtener una serie de ayudas hasta que respondieran su petición.

"Me daban algo de ayuda pero no era suficiente", dice Kiala. "Era joven, me gustaban las fiestas y acabé en el mal camino. Vi en las drogas una forma de, además de divertirme, obtener dinero rápido. No sabía que igual que te lo daba, te lo acababa quitando", reflexiona.

"Llevo 22 años drogándome, lo he perdido todo. Mi familia, mi salud... He tenido amigos que se han muerto en el camino. Un día me di cuenta y dije: tengo que tomar medidas", explica el congoleño. "Lo conseguí cuando salí de la calle, porque en la calle es imposible", reitera. "Fui a varios centros para drogodependientes, empecé a participar en colectivos sociales. A mí me gusta esto, me gusta estar involucrado en proyectos, ayudar a gente como yo", añade.

Hoy vive en un albergue que le aleja de esa calle que tanto teme. Por las mañanas, cuenta, suele ir a diferentes cursos proporcionados por el Ayuntamiento. "Auxiliar de cocina, de informática...", enumera. "Por las tardes, aquí". Su cooperativa, el teatro o las asambleas de MigraPies, colectivo que ayuda a las personas migrantes a, por ejemplo, tratar de regularizar su situación o buscar soluciones a su situación de exclusión social.

- ¿Cree que es útil para aquellos en riesgo de caer en la misma situación por la que ha pasado usted?"

- Sí —responde con contundencia— . Cuando encuentro a alguien así, le digo, lo primero, que salga de la calle... Que con los errores se aprende, sí, pero hay errores que no son permisibles, porque te llevan directamente al fracaso. Tengo amigos que han muerto por esos errores. Sí, te llevan al fracaso...

Los errores que él cometió. "Hay gente que no te escucha. Pero bueno, yo se lo cuento igual. A mí nadie me lo contaba, nadie me dijo: 'Por ahí mejor no vayas, te va a pasar esto'. Me di cuenta yo solo, y ya era tarde", asume. "Me hubiese gustado que alguien me lo hubiese dicho, quizá no le habría hecho caso, pero quizá sí. Por eso lo hago".

 

(...) ENTREVISTA INTEGRA EN ENLACE A LA FUENTE

 

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona