Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Iñaki Subijana, Presidente de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa: “No soy partidario de que se adelante la edad penal”

31 de mayo de 2015

Donostia acogerá una jornada sobre la coordinación entre el sistema judicial y Osakidetza. Subijana aboga por una mayor sensibilidad en las medidas para tratar la patología mental.

NOTICIAS DE GIPUZKOA.- ¿Es partidario de un adelantamiento de la edad penal?

No. Tienen que se seguir funcionando las estrategias educativas. El debate se abrió tras el asesinato de un profesor a manos de un alumno de 13 años en Barcelona, pero creo que es bueno tomar distancia respecto a hechos traumáticos e irreversibles. El nivel de conmoción es tremendo, pero al calor de esa emoción no pueden plantearse un adelantamiento de la edad penal. Hace falta un debate desde la racionalidad.

* Ya ha transcurrido algún tiempo. ¿Qué reflexión hace de lo ocurrido?

Se hablaba de que el menor pudiera tener algún tipo de patología mental. Creo que hace falta dinamizar al máximo posible la justicia terapéutica, la que favorece y posibilita respuestas terapéuticas de tratamiento a determinadas anomalías. En ocasiones, si no están adecuadamente tratadas, puede dar lugar a la aparición de una conducta destructiva o violenta.

* ¿La patología mental está muy presente en los delitos?

Como tal, no. Lo que sí vemos es que el consumo abusivo de drogas puede generar determinadas psicosis, pero siempre como consecuencia de los consumos. En cualquier caso, insisto en la importancia de articular modelos de justicia terapéutica.

* ¿En qué se concretan?

Tomemos el caso de una persona con patología mental, o adicción, que en algún momento desarrolla una patología dual. Esa persona comete un hecho delictivo, y entra en contacto con el sistema judicial. Es preciso tomar una decisión conforme a la legalidad, pero esta permite dar respuestas, como la imposición de medidas de seguridad terapéuticas o la suspensión de la ejecución de la pena condicionada al seguimiento de un tratamiento terapéutico o de deshabituación. Si el juez o tribunal favorece esas respuestas, está favoreciendo la justicia terapéutica.

* ¿Actualmente no hay sensibilidad suficiente como para arbitrar ese tipo de medidas?

Estamos en un proceso evolutivo, y quizá Gipuzkoa esté a la vanguardia. Existe una actuación coordinada entre la Justicia y Osakide-tza, pero nos falta una mayor sensibilidad a las medidas de tratamiento. Son recursos muy válidos para, por ejemplo, personas que en un momento determinado no siguen su tratamiento farmacológico porque no son conscientes de la enfermedad. La estructura familiar no sirve de contención porque está agotada. Se nos plantea una situación a estudiar. Es una persona que si está medicada puede llevar una vida en libertad. Si llega a cometer un hecho delictivo, y se constata que pueda reincidir, se le puede imponer el tratamiento, coordinando la respuesta de salud y justicia.

* ¿Es normal que un varón que acumula una treintena de delitos siga en la calle sin mayores consecuencias?

Hace falta una información precisa. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que hablamos de detenciones, y no existe una sentencia condenatoria en la que se declare la culpabilidad. Es decir, hay una detención previa al juicio de una persona cuya inocencia se presume. La prisión provisional es una medida excepcional que debe ser pedida y valorada.

* ¿Quién la pide?

La tiene que pedir alguna acusación, o bien el Ministerio fiscal o el abogado de la víctima. Producida esa petición, es el juez o tribunal quien valora si la única forma de proteger a la víctima o evitar que destruya fuentes de prueba es decretando la medida privativa de libertad. La situación sería bien diferente si hablamos de una persona sobre la que pesan varias sentencias condenatorias.

* En cualquier caso, ¿entiende la incomprensión que suscitan estos delitos tan persistentes?

La fotografía es llamativa, pero hay que tener en cuenta que los delitos no tienen aparejada solo la pena de prisión. Hay multas, trabajos en beneficio de la comunidad... Además, el juez, de oficio, si hablamos de una persona que no ha sido enjuiciada, no puede acordar la pena de privación de libertad.

* ¿Con la reforma del Código Penal se agravan estos delitos?

Muchos de ellos, sí, lo cual no significa que necesariamente se vaya a resolver la situación. No comparto que una reforma, con un endurecimiento de las penas, vaya a suponer una solución para determinadas situaciones. Creo más en los elementos preventivos que en los reactivos. Se trata de una reforma elaborada en un contexto estrictamente mediático, para lanzar un mensaje de reacción frente a algunos hechos que se entienden que socialmente provocan conmoción.

* ¿Hay ambigüedad jurídica en el consumo del cannabis?

Los clubes de cannabis se organizan para favorecer el autoconsumo, que ellos llaman responsable, evitando la aparición del mercado negro. Pero ahí se han producido diferentes interpretaciones jurídicas, con una respuesta, quizá, no unívoca. La conducta de posesión ilícita tiene que estar dirigida a facilitar el tráfico, pero es algo que está sujeto a una valoración, y por eso es probable que se hayan podido producir soluciones distintas para casos aparentemente iguales.

* ¿Constata un mayor componente violento en los delitos sexuales, tal y como han alertado recientemente los forenses vascos?

Empezamos a percibir que, efectivamente, hay un incremento del porcentaje de los delitos sexuales, con violencia e intimidación, pero no ofrecería una respuesta taxativa. El Instituto Vasco de Medicina Legal hace un análisis médico previo, y nosotros intervenimos después, por lo que muchas de las actuaciones médicas todavía no nos han llegado.

 

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona