Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

La Audiencia Nacional cuestiona los cacheos integrales a presos por terrorismo

15 de marzo de 2015

Un interno de los Grapo logra que Interior le indemnice por daños tras dos registros.

<p>EL MUNDO (FERNANDO L&Aacute;ZARO).- La Audiencia Nacional ha abierto la puerta a que se terminen los cacheos integrales para los presos condenados por terrorismo. Un juzgado ha decidido condenar a Interior por llevar a cabo este tipo de cacheos a un preso de la organizaci&oacute;n Grapo, obligando al Ministerio a abonar al interno 4.000 euros de indemnizaci&oacute;n. Los cacheos integrales siempre han estado bajo el paraguas judicial y los especialistas antiterroristas los han considerado y los siguen considerando una herramienta clave para evitar que los miembros de grupos terroristas sigan en contacto entre ellos. De hecho, en una de las &uacute;ltimas operaciones realizadas contra el entramado etarra se destap&oacute; una v&iacute;a de contacto, de intercambio de informaciones, gracias a los cacheos integrales. Los servicios de seguridad contra el terrorismo han trasladado ya su preocupaci&oacute;n por esta sentencia. Entienden que esta herramienta es clave en la lucha contra todo tipo de terrorismo, particularmente en los &uacute;ltimos tiempos en relaci&oacute;n al creciente fen&oacute;meno de los grupos yihadistas, como el desarticulado el pasado viernes en varias provincias. Seg&uacute;n los especialistas consultados por EL MUNDO, estos cacheos son fundamentales para luchar contra la radicalizaci&oacute;n y para la propia seguridad en las c&aacute;rceles. El interno al que se refiere la sentencia, Ignacio Varela, denunci&oacute; al Ministerio del Interior por un cacheo en prisi&oacute;n y recurri&oacute; al Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, que le otorg&oacute; una indemnizaci&oacute;n &laquo;por da&ntilde;os y perjuicios&raquo;. Varela est&aacute; condenado por varios delitos cometidos como miembro de los Grapo. Como integrante de un comando que realizaba acciones de financiaci&oacute;n, particip&oacute; en varios robos con violencia en entidades bancarias y en uno de ellos hiri&oacute; gravemente a uno de los empleados con un arma de fuego. Fue detenido en diciembre de 2003 justo cuando se dispon&iacute;a, con otro miembro del comando, a atracar un banco en Fuenlabrada (Madrid). En 2007 fue condenado por la Secci&oacute;n Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a 15 a&ntilde;os de prisi&oacute;n y a 20 de inhabilitaci&oacute;n absoluta por un delito de robo con violencia, en grado de tentativa y con empleo de armas, realizado por integrante de organizaci&oacute;n terrorista. En 2012, el grapo fue objeto de dos registros corporales. El terrorista los impugn&oacute; y despu&eacute;s pidi&oacute; una indemnizaci&oacute;n por responsabilidad patrimonial del Estado. El Ministerio del Interior lo deneg&oacute;, pero el magistrado de lo Contencioso-Administrativo n&uacute;mero 2 de la Audiencia Nacional le dio la raz&oacute;n, obligando a Interior a indemnizar al preso con 2.000 euros por cada uno de los dos registros realizados. INTERNO EN PUERTO DE SANTA MAR&Iacute;A Varela se encuentra interno en Puerto de Santa Mar&iacute;a (C&aacute;diz), uno de los centros penitenciarios que alberga mayor n&uacute;mero de terroristas de diversas organizaciones, como los propios Grapo o ETA. Estos reclusos suelen tener bastante afinidad en sus actividades -tanto en las que tienen reflejo p&uacute;blico como en otras m&aacute;s clandestinas-, que aseguran el intercambio de informaci&oacute;n entre ellos y la organizaci&oacute;n en el exterior, seg&uacute;n explican fuentes de la lucha antiterrorista. Varela es un buen ejemplo de ello, ya que ha participado habitualmente en huelgas de hambre, carteladas y otras iniciativas que protagonizan los presos por terrorismo en la c&aacute;rcel de Puerto. En el centro penitenciario hay internos de perfiles muy peligrosos, como terroristas yihadistas o miembros relevantes del crimen organizado. Todo ello obliga a realizar un seguimiento muy estrecho de las actividades que desarrollan los reclusos terroristas y de las v&iacute;as de comunicaci&oacute;n que utilizan, tanto para evitar la comisi&oacute;n de delitos como para la propia seguridad del centro penitenciario. La comunicaci&oacute;n entre los terroristas presos en una misma c&aacute;rcel y de &eacute;stos con la organizaci&oacute;n en el exterior ha sido ampliamente constatada por las investigaciones realizadas a lo largo de los a&ntilde;os. El caso de ETA es paradigm&aacute;tico en este sentido. Las investigaciones de la Guardia Civil en la operaci&oacute;n Halboka, en 2010, permitieron hallar un ordenador en la sede de los abogados de etarras en Bilbao que conten&iacute;a gran cantidad de notas de ETA para los presos y de &eacute;stos para la banda, preparadas para ser impresas en letra min&uacute;scula y confeccionadas para ocupar varias p&aacute;ginas por hoja y ser posteriormente transformadas en canutillos, mediante su impresi&oacute;n en papel cebolla y envueltos en filme transparente. M&aacute;s evidente todav&iacute;a fue el hallazgo de muchas de estas notas en los registros, preparadas para ser introducidas en las c&aacute;rceles enrolladas a modo de canutillo o rulo (txurro, en la terminolog&iacute;a etarra) para poder entreg&aacute;rselas a los presos de forma discreta. Tanto en la operaci&oacute;n Halboka (2010) como en la operaci&oacute;n Jaque (2013) fueron hallados estos canutillos o rulos en diversos escondites de la sede de los abogados de ETA. RADICALIZACI&Oacute;N YIHADISTA En los &uacute;ltimos tiempos, adem&aacute;s, se ha a&ntilde;adido a todo esto un factor que otorga m&aacute;s importancia si cabe al control de los presos terroristas: la radicalizaci&oacute;n yihadista en las prisiones. Es una preocupaci&oacute;n importante, no s&oacute;lo para Espa&ntilde;a, sino para toda la comunidad internacional que hace frente a la amenaza del terrorismo yihadista. Los expertos consideran que en este &aacute;mbito el control de los presos yihadistas ya radicalizados, de sus comunicaciones con el exterior y de los intentos de adoctrinamiento y reclutamiento en el interior de las prisiones, son actividades prioritarias en la estrategia antiterrorista. Los organismos internacionales para la lucha contra el terrorismo yihadista recomiendan y apuestan por el control de las comunicaciones como un arma eficaz antiterrorista. As&iacute;, el Foro Global Contra el Terrorismo, que agrupa a m&aacute;s de 30 pa&iacute;ses de todo el mundo, ha realizado diferentes iniciativas para armonizar los esfuerzos de la comunidad internacional en la lucha contra el terrorismo en todas sus vertientes. Una de estas iniciativas es la publicaci&oacute;n de un documento sobre buenas pr&aacute;cticas penitenciarias, conocido como el Memor&aacute;ndum de Roma, que incluye la necesidad de establecer mecanismos de control de las comunicaciones de los internos terroristas. Todo ello apoyado en la constataci&oacute;n de que existe un buen n&uacute;mero de casos documentados a nivel internacional en los que los terroristas han planificado e incluso dirigido operaciones desde el interior de las prisiones.</p>

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona