Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

´El tercer grado no se da casi nunca en contra del criterio de la junta´

4 de noviembre de 2014

Expertos penitenciarios discrepan sobre si Matas ha recibido un trato de favor en la cárcel.

DIARIO DE MALLORCA (J.F. MESTRE).- "No es excepcional que Instituciones Penitenciarias clasifique a un preso en tercer grado en contra del criterio de la Junta de Tratamiento de la cárcel donde cumple condena el recluso". Los abogados penalistas de Palma, consultados por este periódico, discrepan sobre si Jaume Matas ha recibido un trato de favor al ser clasificado en tercer grado cuando apenas ha cumplido una tercera parte de la condena de nueve meses de prisión.

Pilar Barceló, con amplia experiencia en temas penitenciarios, señaló que ella sólo ha conseguido una vez que a un cliente suyo se le diera el tercer grado en contra del criterio de la Junta de Tratamiento. "Pero no conozco ningún caso que un recluso con varias causas pendientes, como es el caso de Jaume Matas, se le conceda este beneficio. Es un caso único". La letrada reconoce que su conocimiento se fundamenta básicamente en la cárcel de Palma, donde las normas se aplican de una forma muy estricta. La abogada explicó que en Madrid se suele aplicar el criterio de los técnicos que atienden a los presos en la cárcel, pero que si esta decisión es recurrida, a veces ocurre que el juez de vigilancia acepte el recurso y otorgue el tercer grado al recluso. Una decisión, aclara la abogada, que se adopta después de valorar muchas circunstancias, como puede ser el buen comportamiento del acusado.

José Ignacio Herrero reconoce que en 20 años de ejercicio profesional ningún cliente suyo que estuviera en prisión ha conseguido una clasificación en tercer grado de una forma tan rápida como lo ha hecho Matas y, sobre todo, en contra del criterio de la junta de tratamiento. No cree el abogado que se trate de un indulto encubierto, pero no descarta que Matas ha conseguido este beneficio gracias a su influencia política. "Parece que en Madrid es suficiente con haber sido ministro para que te concedan este trato preferente", señaló.

El letrado coincide con Pilar Barceló en que lo lógico es que sea el juzgado de vigilancia el que modifique el criterio de la junta de tratamiento y no que lo haga directamente Instituciones Penitenciarias, alterando la opinión de los técnicos.

En cambio, para el abogado penalista Gaspar Oliver no le ha supuesto ninguna sorpresa que a Jaume Matas se le conceda directamente esta clasificación penitenciaria tras haber cumplido únicamente un tercio de la condena. "Todo va en función de la política criminal, pero no considero que se trate de un indulto encubierto", señala el abogado, que asegura que "Matas no debió ingresar nunca en la cárcel porque se trata de una condena mínima".

El abogado está convencido de que si el expresident hubiera ingresado en la cárcel de Palma, se le hubiera dado el mismo trato penitenciario y habría salido en libertad tras cumplir únicamente un tercio de la condena. Oliver reconoce que estas decisiones de Instituciones Penitenciarias no son habituales, pero asegura que algún preso que él defendía sí ha obtenido el tercer grado en contra del criterio de los técnicos de la cárcel.

Miquel Cardel, abogado especialista en régimen penitenciario, también considera que la decisión que se ha adoptado con Jaume Matas es poco habitual, pero es totalmente legal. "En Madrid se suele respetar el criterio de la junta de tratamiento de la cárcel, pero a veces no lo hace. Lo más seguro es que su abogada haya aportado la documentación necesaria para que se le conceda este grado a Matas. En tres meses obtendrá la libertad condicional", asegura.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona