Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Los presos con empleo en la cárcel de Burgos caen de 200 a 40 en solo seis años

25 de septiembre de 2014

DIARIO DE BURGOS (J.M.).- Lo que ocurre fuera tiene su reflejo dentro. El cierre de empresas o la reducción de la productividad en muchas de ellas ha provocado que la práctica totalidad del empleo que se creaba con capital privado en el centro penitenciario de Burgos haya desaparecido. Según datos del sindicato ACAIP, desde el año 2008 se ha reducido «de 200 a 40» el número de presos con un puesto de trabajo en la cárcel. Un dato que les preocupa de forma seria por los problemas de inseguridad que ya están percibiendo.

Fuentes del sindicato alertan de que esta pérdida de empleo está provocando que «un montón de gente esté sin hacer nada». Algo que hace que «se creen tensiones dentro del centro. Ahora hay agresiones y enfrentamientos más a menudo que antes porque no hay dinero dentro». Y es que, «por desgracia», y aunque se trabaja duro para evitar que sea así, «es una realidad» que la droga entra en los centros penitenciarios y que no podérsela permitir hace que aumente el nerviosismo de algunos reclusos.

Mientras antes era frecuente que los presos pudieran conseguir un salario por trabajar en el taller de pinzas, por coser bolsas de deporte o por formar parte del taller de cableado para electrodomésticos que encargaba el Grupo Mondragón, ahora la actividad se reduce prácticamente a la reparación de piezas. La última pérdida, aún por saber si es recuperable, el taller de ventanas de aluminio que ha dejado de funcionar recientemente. En otras palabras, mientras antes podían tener un empleo aproximadamente un tercio de los reclusos (cuando estaba masificada), ahora apenas pueden aspirar a él alrededor del 9%. Y muchos de ellos, gracias a que se tiene en nómina a quienes se hacen cargo de la cocina de la cárcel, de la limpieza...

El director del centro penitenciario de Burgos, Luis Carlos Antón, lleva al frente de la prisión desde principios de este año y reconoce «el problema económico» que supone la eliminación de estos puestos de trabajo. Eso sí, niega que pueda generar una mayor conflictividad ya que, según defiende, «hay muchas actividades y cursos» que hacen que estén ocupados.

Entre otros, destaca un proyecto contra la violencia de género y otro que habrá recientemente sobre tabaquismo.

No es este, en cualquier caso, el único malestar que muestran en ACAIP. Uno de los representantes del sindicato detalla, también con origen en la crisis, que desde 2008 el número de empleados que se encargan de la vigilancia del centro se ha reducido de 96 a 72. Es decir, un 25% menos. Unas cifras sobre las que otro compañero añade que están «muy preocupados» ya que «hay meses en los que ni siquiera se cubren los servicios mínimos. Ante cualquier incidente que pueda surgir se sufre el riesgo de que no haya personal para sofocarlo».

El director de la cárcel manifestaba tras la celebración de la fiesta de la Patrona de las prisiones que no es preocupante esta carencia, si bien admitía que se ha enviado un escrito a instancias superiores para la incorporación de más personal. Y es que, el problema que tiene Burgos es el envejecimiento de su plantilla, lo que ha hecho que muchos de sus empleados hayan pasado a una segunda actividad o se hayan jubilado sin ser remplazados.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona