Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Las obras de la nueva cárcel de Zubieta no comenzarán antes del año que viene

13 de septiembre de 2014

Interior destinó para 2014 una partida pero todavía no existe fecha de licitación. El proyecto inicial de la prisión se ha redimensionado y supondrá una inversión plurianual de 93,2 millones de euros. La nueva cárcel de Zubieta prescinde del centro de inserción social previsto en un principio. En marzo de este año terminaron los trabajos de movimiento de tierras en el solar del futuro penal.

EL DIARIO VASCO (JUANMA VELASCO).- Las obras de la nueva cárcel de Zubieta no comenzarán este año. Después de que el Ministerio del Interior retomase el proyecto el año pasado tras paralizarlo a comienzos de 2012, la tramitación de la obra se ha prolongado en el tiempo y la ejecución tendrá que esperar, al menos, al año que viene. En la actualidad, todavía se encuentra en fase de redacción del anteproyecto -será un centro penitenciario más pequeño que el que inicialmente se había proyectado y sin elementos superfluos- y no hay fecha prevista para la licitación de las obras, según confirmaron a este periódico fuentes de SIEP, la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios, dependiente de Instituciones Penitenciarias. Así pues, los trabajos del futuro centro, bautizado como Norte III, no se iniciarán este año, habida cuenta de que todavía queda por delante el periodo de licitación y adjudicación que, aun en el caso de que arrancara a final de año, no culminaría en este 2014.

A finales del año pasado, cuando se conocieron los presupuestos de 2014, todo hacía indicar que la obra iba a arrancar este mismo año. No en vano, las cuentas del Estado destinaban ya una partida de cuatro millones de euros para el proyecto de la nueva cárcel de Gipuzkoa. El texto presupuestario incluía además en las previsiones de SIEP partidas plurianuales hasta 2017 para acometer la obra, con un montante total de 93,2 millones.

A esta previsión presupuestaria, que animaba a pensar que las obras comenzarían este año, se sumaron los mensajes enviados a través del PP de San Sebastián. Portavoces de este partido señalaron que el propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, confirmó que la licitación de la obra de la cárcel de Zubieta tendría lugar en los primeros meses de 2014, con lo que las obras comenzarían en la segunda parte del año. Pues bien, ni rastro del concurso público.

MÁS PEQUEÑA

De lo que no cabe ninguna duda es que la cárcel de Zubieta será más pequeña que lo proyectado en su inicio. La crisis económica y los recortes de la Administración General del Estado en todas sus áreas llevaron en marzo de 2013 al Gobierno del PP a frenar el proyecto de la prisión guipuzcoana, previsto en Eskuai-tzeta, en los mismos terrenos en los que está proyectada la incineradora, ahora paralizada por el Consorcio de Residuos (Bildu).

Las obras del nuevo penal llegaron incluso a licitarse. Se trataba de una «miniciudad» similar a la nueva cárcel de Pamplona, con 504 celdas y 120 complementarias con televisión. La instalación se iba a distribuir en módulos y cada uno de ellos albergaría un comedor, gimnasio, talleres, aulas de formación, zona de esparcimiento... El proyecto incluía biblioteca, clínica con enfermería, canchas deportivas, campo de fútbol, un pequeño auditorio, piscina cubierta... También, como ocurre con Pamplona, llevaría incorporado un centro de inserción social para los reclusos en tercer grado. En total, el coste de ejecución ascendía a 113 millones de euros.

En un principio, el argumento principal de la paralización de los trabajos fue la falta de funcionarios para completar la plantilla (el propio Gobierno frenó las ofertas públicas de empleo). Es más, se llegó a decir que el coste de construcción del recinto penitenciario no era el principal obstáculo.

Posteriormente, el propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, confirmó que las «limitaciones presupuestarias» del Estado llevaron a redimensionar el proyecto inicial hacia una cárcel más modesta. «En el proyecto del centro penitenciario de San Sebastián se incluían previsiones que no nos parecen razonables en estos momentos», declaró en el Congreso, en referencia a algunas de las instalaciones previstas en Donostia, como la «piscina cubierta y las televisiones de plasma en cada celda».

El proyecto del nuevo centro se reactivó -es el único que se va a construir en los próximos años en el Estado- pero con cambios. Así, se prescindió de la construcción del centro de inserción social previsto «por no ser necesario» (se preveían instalaciones similares en Araba y Bizkaia). Estos centros se destinan al cumplimiento de penas en libertad en régimen abierto, así como al seguimiento de penas no privativas de libertad, en lugar de seguir acudiendo al penal con el resto de reclusos.

«SIN ACTUACIONES SUPERFLUAS»

La revisión del proyecto incluía además la eliminación de todas las actuaciones proyectadas «superfluas o suntuarias», como «las piscinas y otros elementos que no redundan ni en la mejora de seguridad del centro ni en incrementar la capacidad de rehabilitación de los internos», señalaron desde el Gobierno. El nuevo centro dispondrá de una cantidad de celdas menor a las 504 proyectas. Martutene tiene actualmente 118.

Desde SIEP explicaron a DV que en la redacción del anteproyecto se está «adecuando el proyecto inicial a las necesidades que hay actualmente en Gipuzkoa». Según explican, la población penitenciaria se ha reducido en todo el Estado y también en el territorio, con lo que ya no sería necesario un centro tan grande. A esto habría que sumar que en Araba existe una nueva cárcel que podría acoger a más reclusos, si fuera necesario.

De momento, como detalló el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, al senador Antonio Julián Rodríguez Esquerdo (PSE) cuando se interesó en la Cámara baja por el retraso en el proyecto de Zubieta, «en marzo de 2014 finalizaron los trabajos relativos al movimiento de tierras». Estos trabajos han tenido un coste de 8,4 millones de euros.

También el PNV ha preguntado por este asunto en distintas ocasiones en el Congreso. En julio, el diputado jeltzale Joseba Agirretxea pidió información sobre la situación en la que se encuentra el proyecto. En su escrito, Agirretxea denunció que «hace más de un año que no tenemos noticias sobre este asunto». La respuesta, según fuentes del PNV en el Congreso, todavía no se ha recibido.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona