Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Los centros de inserción social de Aragón cuadruplican sus internos desde el inicio de la crisis

29 de agosto de 2014

La crisis ha hecho que algunos reclusos renuncien al tercer grado ante la dificultad de subsistir fuera. En Aragón, los centros de inserción social han notado que el número de internos se ha cuadruplicado con la crisis. Son usuarios sin empleo en el exterior que pasan el día en el centro y sólo salen unas horas por la tarde.

ARAGON DIGITAL (ROCÍO SOLANAS SÁNCHEZ).- Las prisiones aragonesas también han notado los efectos de la crisis y, en concreto, los dos centros de inserción social con los que cuenta la Comunidad destinados a aquellos internos que cumplen su pena en régimen abierto o se encuentran en un proceso avanzado de reinserción. Desde el inicio de la crisis, estos centros han cuadruplicado sus internos.

Antes de la crisis, estos centros contaban con cinco o seis internos que habían aceptado el tercer grado y no tenían un empleo en el exterior. Entonces se denominaban la brigada y se dedicaban a labores de limpieza del propio centro. Actualmente, alrededor de 20 personas se encuentran en esta situación, según datos de Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip).

Aragón cuenta con dos instalaciones de este tipo: el Centro de Inserción Social Las Trece Rosas en Zaragoza y el Centro de Inserción Social Rafael Salillas de Huesca, dependientes del centro penitenciario de Zuera.

El delegado del sindicato Acaip en Zaragoza, Juan Carlos, explica que los internos en estos centros “solo deberían acudir a dormir”. Sin embargo, han detectado que “como no tienen trabajo, permanecen durante todo el día, prácticamente, en el centro”.

Su rutina diaria empieza con el desayuno, después realizan algunas “tareas de limpieza en zonas comunes” y “pasan el tiempo más o menos como hacían en prisión jugando al parchís, al dominó o simplemente charlando” hasta la hora de comer. Por la tarde, “salen a dar un paseo, regresan a la cena y ya se quedan”, apuntan desde Acaip.

Con la crisis también se ha detectado, aunque es difícil de cuantificar, que hay algunos presos que “no quieren pasar a una situación de tercer grado” ante la dificultad de subsistir fuera. “Muchas veces son personas que no tienen ningún arraigo social, sin ninguna vinculación en el exterior de la prisión”, han señalado desde el sindicato.

Históricamente se han dado casos de personas, muchas veces de edad avanzada, que en el momento de la excarcelación se encuentran que “no tienen familia, amigos y medios económicos para subsistir y ven que van a ser indigentes”, han añadido.

Conscientes de la situación económica del exterior, desde el sindicato Acaip explican que hay algunos internos que aprovechan los cursos formativos que se les ofrecen para prepararse para el exterior. “Aquí les marcamos una rutina de trabajo y actividades. Algo que algunos ven como una situación ideal porque muchos no la han tenido nunca”, han añadido.

Desde Acaip manifiestan su preocupación por este volumen de internos que no solicitan el tercer grado así como por el incremento de usuarios en los centros de inserción social ante un nuevo perfil de presos: “los conductores bajo efectos de sustancias estupefacientes”.

“Hasta ahora no era este tipo de perfil pero ya están yendo a juicios penales y dentro de poco empezarán a entrar en prisión. Estamos expectantes por ver lo que puede pasar porque los nuevos controles nos pueden llenar de internos las prisiones”, han comentado desde Acaip.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona