Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

Castigados seis presos de confianza por el uso de un cuartillo sin control penitenciario

25 de agosto de 2014

Tenían llave propia del habitáculo, al que podían entrar directamente sus familiares sin pasar por el acceso vigilado La dirección les ha retirado la llave y los ha apartado de su destino.

HUELVA INFORMACION (RAQUEL RENDÓN).- Sancionados por entrar y salir sin control de un cuartillo de la cárcel de Huelva. Seis reclusos de los llamados de confianza de la penitenciaría han sido apartados de su destino por hacer uso de estas instalaciones, anejas al edificio de la prisión en sí (se construyó con posterioridad) y donde se almacenan los enseres que los reclusos utilizan para peregrinar a El Rocío.

Fuentes penitenciarias concretaron a Huelva Información que los internos disponían de la llave del cuartillo, del que entraban y salían cada vez que les apetecía sin que nadie les pidiera explicaciones, ya que "está ubicado en una zona que no está controlada por los funcionarios".

La gota que colmó el vaso de este asunto llegó el pasado 11 de agosto, lunes, cuando otro de los presos que había sido apartado del grupo previamente (por sospecharse que presuntamente podía estar introduciendo estupefacientes en la prisión) denunció la situación ante las autoridades.

La dirección de la penitenciaría decidió entonces retirarles las llaves, apartarlos de su destino y obligarlos a volver a un módulo convencional en el interior de la cárcel.

Hasta entonces, precisaron las fuentes consultadas por este rotativo, los sancionados dormían en el confortable módulo de ingresos -por donde entran todos los nuevos internos a la prisión- junto con los ordenanzas, y pasaban prácticamente todo el día en el área de comunicaciones exteriores y el acceso al penal, con una gran libertad de movimiento.

En esta zona se encargaban de la limpieza y el mantenimiento de las áreas comunes y de visita de los familiares, así como del adecentamiento del aparcamiento del complejo.

La copia de la llave, apuntan las fuentes consultadas, "les ha tenido que ser facilitada por la dirección" de la cárcel, ya que ni el personal penitenciario disponía de ella. Asimismo, agregaron que la llave la tenían sólo los reclusos y que cuando salían del cuartillo se la llevaban para la celda.

En el interior del cuartillo los presos de confianza disponían de electrodomésticos -frigorífico, microondas, cafetera, horno, tostadora, etcétera- y de distintos enseres potencialmente peligrosos en un complejo de estas características, como mancuernas para hacer ejercicio, entre otros. Las fuentes penitenciarias entrevistadas indicaron que todo apunta a un "posible trato de favor" de la dirección de la macrocárcel de La Ribera hacia estos internos colaboradores, teniendo en cuenta que no todos los utensilios que conforman el continente del cuartillo se utilizan durante la peregrinación rociera, por lo que "es obvio que alguien les ha amueblado el cuarto".

En el habitáculo, pequeño pero atestado de cosas, hay incluso colchones. En el exterior hay objetos de madera y metal -sillas, carretillas, tablones...- desperdigados por el soportal aledaño, enseres con los que los reclusos no deben tener contacto por motivos de seguridad.

Las fuentes de este diario van más allá y señalan que los familiares de los reclusos llegaban a la zona donde se ubica el cuartillo "sin pasar siquiera por el control de acceso", la ventanilla en la que se entregan el DNI y los objetos personales antes obtener permiso para entrar al interior del penal.

Esto es así, explican, porque el cuartillo se encuentra fuera de esta zona y se puede llegar hasta él directamente desde el aparcamiento, por ser más gráficos.

De ser cierto, los familiares de los presos ahora sancionados han podido llevarles a la cárcel "todo lo que les hayan pedido". No obstante, para entrar al edificio carcelario propiamente dicho los internos de confianza tienen que pasar por el arco de seguridad, "por lo que si portaran objetos inadecuados se hubiera detectado". Más difícil de localizar es la droga, especificaron estas fuentes, aunque no hay certificación de que la hayan introducido en la cárcel.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona