Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

El Ararteko alerta de la prevalencia del trastorno mental entre los presos y reclama más recursos

7 de mayo de 2014

Lamarca asegura que puede haber en esta situación 600 personas en las cárceles vascas. La mayoría de las patologías están asociadas con el consumo de drogas. Abundan también la ansiedad y los problemas afectivos.

EL MUNDO - VASCO PRESS.- El ararteko Iñigo Lamarca ha alertado de la elevada prevalencia de los trastornos mentales entre la población presa en los centros penitenciarios de Euskadi y ha reclamado más y mejores recursos para atender a un colectivo que puede estar formado por cerca de 600 personas. "Las cosas se pueden hacer bastante mejor", ha dicho.

Lamarca ha presentado hoy en rueda de prensa un estudio sobre la atención sociosanitaria de la salud mental de los reclusos que cumplen condena o están en situación preventiva en las prisiones de Euskadi y ha demandado la transferencia de la competencia en prisiones para elaborar un plan "integral" de atención a estas personas.

Los estudios sobre la población penitenciaria constatan un importante deterioro de su salud mental, el aumento de personas que ingresan en prisión con trastornos mentales y las deficiencias en la atención a su enfermedad durante el tiempo que permanecen privadas de libertad. Casi la mitad de los presos, según estos estudios, padece algún trastorno mental.

La mayoría están asociados al consumo de drogas, dos problemas de salud muy presentes son también la ansiedad y los problemas afectivos, y hay un grupo significativo que sufre trastornos psicóticos.

La aplicación de estos números en la población reclusa de Euskadi, que asciende a 1.430 personas (735 personas Zaballa, 365 personas en Basauri y 330 en Martutene), ha explicado el ararteko, elevaría a "600 personas las que tienen algún trastorno mental, de las cuales 100 se encontrarían afectadas por trastornos mentales de carácter grave". "Hay que tener especial atención a las mujeres presas, ya que presentan perfiles específicos, una mayor prevalencia de trastornos mentales agudos y muchas son madres.

El nivel de marginalidad y exclusión social, más alto en mujeres que en hombres", ha explicado Lamarca.

El informe del Ararteko plante la necesidad de "extremar medidas" para detectar la enfermedad mental antes de la imposición de la pena, ya que las entrevistas a presos constatan que no es una excepción el caso de una persona que tenía una patología mental antes de entrar en prisión pero se le diagnosticó cuando ya estaba cumpliendo condena. Algunos de estas personas, ha dicho Lamarca, podrían haber cumplido penas alternativas a la prisión.

MAS RECURSOS

El estudio concluye que son necesarios recursos intermedios que presten atención a las personas con padecimientos menos graves, atención especializada dentro del propio centro penitenciario y servicios externos de atención socio-sanitaria. Las competencias en prisiones no han sido transferidas aún, pero sí las funciones en materia de sanidad penitenciaria.

El ararteko ha indicado que el estudio demuestra "indudables avances" desde la transferencia de la sanidad penitenciaria, pero evidencia también que "hay que superar inercias que aún se observan como consecuencia de la prioridad que en la práctica de nuestras prisiones reciben las exigencias de régimen y seguridad del establecimiento sobre las necesidades de tratamiento de presos".

Así, y según el informe, en algunos casos, la carencia de recursos específicos, el desconocimiento de los existentes y las reticencias a acoger a personas procedentes de prisión, genera situaciones de abandono, mendicidad, reincidencia y reingreso en prisión.

Lamarca ha afirmado que la persona se ve inmersa en ocasiones en una "rueda incongruente" del sistema penal y acumula delitos e ingresos en prisión sin que desde el sistema penal ni desde la asistencia sanitaria se halle el modo de interrumpir esta espiral.

El ararteko ha demandado la trasferencia de prisiones de acuerdo a la previsión del Estatuto para implantar "un modelo penitenciario propio que lleve a cabo una intervención adecuada y eficaz de los reclusos en relación con su salud mental para atender debidamente el derecho a la salud de los internos, así como de vincular el cumplimiento de la pena con el objetivo de la reinserción social.

**********************************************

LAMARCA PIDE LA COMPETENCIA DE PRISIONES PARA TRATAR A LOS PRESOS ENFERMOS

EL PAIS.- El 'ararteko' defiende que si el Gobierno vasco tuviese la potestad en la materia la atención a los reclusos mejoraría

El ararteko, Iñigo Lamarca, ha dicho hoy que sería "deseable" que el Gobierno vasco asumiera las competencias penitenciarias para poder elaborar una política propia que, entre otras cosas, atienda mejor a los presos enfermos. Lamarca ha entregado esta mañana a la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, el informe sobre la situación de la atención sociosanitaria de la salud mental de las personas privadas de libertad en Euskadi, informa Efe.

En el informe se recogen datos de estudios anteriores elaborados también por otras instituciones en los que se constata que casi la mitad, en torno a un 40 y un 45%, de la población reclusa de España padece algún trastorno mental. Por ello, según datos de finales del año pasado, de los 1.430 presos que hay en las tres prisiones vascas, se podría concluir que en torno a 600 personas tienen algún trastorno mental, de las cuales 100 se encontrarían afectadas por trastornos graves.

Lamarca ha recordado que las competencias penitenciarias aún no han sido transferidas a Euskadi, "a pesar de la previsión" del Estatuto de Gernika, pero en 2011 fue aprobada la transferencia de las funciones en materia de sanidad penitenciaria de la Administración del Estado al Gobierno autonómico.

En el informe se señala que la filosofía que anima esta transferencia es la integración de la sanidad penitenciaria en la de la comunidad autónoma, de manera de que los presos disfruten, sin otra limitación que la derivada de su condena, de los "estándares de calidad que ofrece el sistema vasco de salud".

Plantea que en ejercicio de esa competencia transferida el Gobierno vasco promueva el diseño y la gestión de un modelo penitenciario propio que lleve a cabo una intervención "adecuada y eficaz" de la población reclusa en relación con su salud mental, con el doble fin de atender debidamente el derecho a la salud de los internos y vincular el cumplimiento de la pena al objetivo de la reinserción social.

Lamarca ha reconocido que el tratamiento de los presos con enfermedades mentales es un asunto "tremendamente complejo", en el que "las cosas se pueden hacer bastante mejor" y por ello, en el informe propone casi una veintena de recomendaciones. Ha dicho que como principio fundamental es imprescindible que cada preso enfermo tenga un diagnóstico "adecuado" antes de su ingreso en prisión, y que luego haya un seguimiento cuando permanece recluido y una vez que sale de la cárcel.

El objetivo es evitar la situación de la llamada "puerta giratoria", en el que los condenados acumulan delitos e ingresos en prisión, sin que desde el sistema penal ni sanitario se encuentre el modo de interrumpir esta espiral, "en el que parece que se da prioridad al efecto segregador de la prisión, que libra a la sociedad del infractor con enfermedad".

Además de la importancia de un diagnóstico adecuado antes del ingreso en prisión, el Ararteko propone la elaboración y puesta en marcha de un plan de sanidad penitenciaria por parte de Osakidetza que permita atender de manera homogénea a los presos en las distintas cárceles, ya que actualmente existen diferencias y no hay protocolos de coordinación y derivación a los recursos de la red comunitaria. También se plantea la necesidad de tener disponibles pisos tutelados que posibiliten la excarcelación de los presos con trastornos mentales para "abordar su situación en un contexto más saludable y establecer itinerarios de inclusión más adecuados"

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona