Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

La ONU y Amnistía le reclaman a Brasil que se ocupe de las cárceles

9 de enero de 2014

La situación que se vivió en el penal de Pedrinhas, donde murieron 173 internos en los últimos seis años, motivó que diversos organismos internacionales expresaran su preocupación por la situación del sistema penitenciario en ese país.

INFO NEWS.- Después de la difusión de un impactante video en el que un grupo de presos mostró cómo fueron decapitados otros reclusos, diversos organismos internacionales expresaron su preocupación por la situación del sistema carcelario en el estado de Maranhao y en el país en general, y reclamaron acciones urgentes a las autoridades brasileñas. En especial, pusieron la lupa sobre lo que ocurre en el penal de Pedrinhas, donde desde 2007 en adelante murieron un total de 173 internos a raíz de las penosas condiciones de vida a las que son sometidos, las feroces guerras internas y los nexos que los propios detenidos, "dueños" de la prisión, tienen con el narcotráfico.

"Lamentamos tener que expresar una vez más preocupación ante el terrible estado de las cárceles en Brasil y llamar a las autoridades a tomar medidas inmediatas para restablecer el orden en el penal de Pedrinhas y en otras prisiones del país", afirmó la ONU al exhortar al gobierno brasileño a realizar "una investigación inmediata, imparcial y efectiva de los hechos y enjuiciar a las personas consideradas como responsables" de lo sucedido en Pedrinhas, el complejo penitenciario de Maranhao donde el pasado 17 de diciembre una pelea entre internos ocasionó tres muertes.

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) hizo referencia a las "graves violaciones" a los Derechos Humanos perpetradas en distintos penales de Maranhao, "como rebeliones con muertes, superocupación y condiciones precarias". "Es inaceptable que una situación como esta se mantenga por tanto tiempo sin que haya una actitud efectiva por parte de las autoridades responsables", lamentó la organización humanitaria.

También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó al gobierno brasileño que investigue y procese a los autores de los crímenes, además de reducir la población de las cárceles de Maranhao, uno de los estados más pobres y más desiguales del país.

Mientras la gobernadora estadual Roseana Sarney –hija del ex presidente José Sarney– optó nuevamente por el silencio en torno al problema de las cárceles, el Sindicato de Trabajadores del Sistema Penitenciario de Maranhao denunció que los penales de la región son dominados por los internos. "Esto es un barril de pólvora. El que manda en las cárceles es el preso, son los dueños. El Estado perdió todo control de la situación", aseguró el vicepresidente de la entidad, Cesar Castro López, quien también se mostró preocupado por la inoperancia de los agentes policiales a la hora de desarmar los vínculos que los presos tienen con el crimen organizado.

López, además, reconoció haber enviado las imágenes de la masacre de Pedrinhas al diario Folha de Sao Paulo para que la opinión pública brasileña e internacional pueda conocer "lo que sucede aquí". El video, tomado con un celular y que se puede observar en la página web del periódico brasileño, muestra los cuerpos decapitados y mutilados de tres presos que fallecieron tras una pelea entre bandas internas ocurrida el pasado 17 de diciembre.

El complejo penitenciario de Pedrinhas es uno de los más violentos de Brasil, según un informe del Consejo Nacional de Justicia (ver aparte). De las 173 personas que murieron allí desde 2007 hasta hoy, 17 fueron entre los meses de octubre y diciembre de 2013, año en el que las autoridades registraron un total de 60 víctimas fatales dentro del penal. Sin embargo, la violencia en el Estado de Maranhao no parece ser sólo un problema de las cárceles: en los últimos diez años, el número de asesinatos en las calles de la ciudad creció un 460 por ciento.

BUSCAN RESPONSABLES Y SOLUCIONES

En un reciente informe, el Consejo Nacional de Justicia (CNJ) de Brasil detalló la situación que se vive en el penal de Pedrinhas (Maranhao), y apuntó contra las autoridades del complejo penitenciario, a las que acusó de "perder el control" sobre los hechos que ocurren dentro de la institución.

De acuerdo con el documento, además de los asesinatos brutales en el marco de la guerra existente entre facciones rivales, cada vez son más las denuncias referidas a las violaciones que sufren esposas e hijas de los reclusos durante las visitas. "Este es un sistema de violencia que existe desde hace años. Creemos que es necesario responsabilizar a los culpables en el marco de un amplio proceso de investigación, en lugar de atribuir los hechos a una pelea entre presos", afirmó la abogada Josiane Gamba, de la Sociedad de DD HH de Maranhao.

La tragedia de Pedrinhas, sin embargo, sirvió como un llamado de atención para el gobierno de Dilma Rousseff sobre la dramática situación carcelaria. Hace unos días, en una conferencia de prensa, el ministro de Justicia José Eduardo Cardozo anunció el lanzamiento de un programa de construcción de cárceles que supondrá ampliar la capacidad del sistema.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona