Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Subcomisión Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Jurisprudencia

Jurisprudencia

Organo Judicial: Audiencias Provinciales
Tipo de disposición: Auto
Resumen: AP Sevilla 15/4/2005. PERMISOS Y SALIDAS (ORDINARIO. CONSUMO DE DROGAS. RIESGO DE HACER MAL USO. TIEMPO CUMPLIDO DE CONDENA. EXISTENCIA DE ASPECTOS POSITIVOS PARA LA CONCESION. EVOLUCION DEL TRATAMIENTO). Se estima. La Sala considera que el tiempo de cumplimiento pendiente no es motivo suficiente para denegar un permiso. El elemento cronológico no puede considerarse aisladamente pues entonces la decisión denegatoria incurriría en falta de motivación razonable, al prescindir de las funciones que en sí mismo el permiso está llamado a cumplir, olvidar la posibilidad de la persona interna de acceder a regímenes de semilibertad a cuya preparación también son funcionales los permisos e introducir un requisito de proximidad temporal del licenciamiento no contemplado en el art. 47 LOPG. En el caso concreto, el recurrente está a punto de cumplir la mitad de su condena. Por tanto, la posibilidad abstracta ya casi actual de obtener el régimen de semilibertad propio del tercer grado determina que el tiempo de cumplimiento pendiente no sea un obstáculo para que un eventual permiso de salida cumpla su funcionalidad en orden precisamente a preparar ese régimen y a comprobar su conveniencia. Además, el balance entre el tiempo de internamiento ya sufrido (que excede de 6 años) y el pendiente (4 años), junto a la posibilidad de progresar en su clasificación, disminuyen el riesgo de fuga inherente a la lejanía relativa de la fecha de licenciamiento definitivo. La Sala tampoco comparte el criterio de la JT, Ministerio Fiscal y JVP en lo que se refiere a la evolución de la drogodependencia del interno. Y ello, entre otras razones, porque pese a que el recurrente lleva encarcelado de modo ininterrumpido desde hace seis años y medio, no existe ninguna mención en el expediente a que durante este período haya sido sancionado por posesión de sustancias estupefacientes o se haya detectado el consumo de las mismas. Por último, la Sala tampoco atiende los argumentos del Ministerio Fiscal relativos a los riesgos que conllevaría el disfrute del permiso en el seno de la familia del interno, que en el pasado no fue capaz de erigirse en una instancia de control eficaz de su conducta desviada de la norma. Resulta inconveniente primar en exceso las eventuales circunstancias biográficas negativas de la persona solicitante, que miran sobre todo al pasado, sobre los factores realmente presentes en la actualidad y que pueden implicar un cambio en la ponderación de riesgos.
Número: 180/2005
Fecha: 15-04-2005
Documento PDF: PDF 72 KB

Volver al listado

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona